Información sobre vivienda y economía

El euríbor a 12 meses cierra mayo en negativo, pero deja atrás sus mínimos históricos

Autor: Redacción

El euríbor a 12 meses, el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España, ha terminado mayo en el -0,188%, según datos de mercado. Ya acumula 28 meses en negativo y, aunque sus niveles siguen dando alegrías a miles de hipotecados, el resultado del quinto mes del año se aleja de los mínimos históricos.

En febrero, marzo y abril, el euríbor había logrado mantenerse en torno al -0,19%, el nivel más bajo jamás visto, mientras que en el quinto mes del año ha vuelto a los registros del pasado otoño. Está por ver si el índice está ante un cambio de tendencia (en la última jornada del mes se ha situado en el -0,184%), o si se trata de un rebote puntual. En cualquier caso, no podemos olvidar que la media histórica del indicador supera el 2% y que en 2008 llegó a situarse por encima del 5%. 

A la espera de conocer si el cierre de mayo supone un giro definitivo, los hipotecados seguirán beneficiándose mes a mes del euríbor negativo. Y es que en mayo del año pasado el indicador se situó en el -0,127%, lo que significa que quienes tengan un préstamo a tipo de interés variable se beneficiarán de una nueva rebaja en la cuota cuando les toque revisar las condiciones. 

Con estos niveles sobre la mesa, y tras las caídas históricas que ha vivido en los últimos tiempos, el ahorro será de unos 50 euros anuales para una hipoteca estándar: unos 120.000 euros a un plazo de 20 años y con un interés del euríbor+1%. 

De momento, los expertos confían en que el euríbor a 12 meses se mantenga en niveles extremadamente bajos, ya que el mercado no percibe un cambio inmediato en la política del Banco Central Europeo (BCE).

Al menos hasta septiembre, la máxima autoridad monetaria y bancaria en la eurozona mantendrá activo el programa de compra de deuda pública y privada conocido como QE (puede que lo amplíe en el tiempo si continúan las turbulencias en los mercados), por lo que la primera subida de tipos no se espera hasta, como mínimo, la próxima primavera. Además, se espera que el futuro encarecimiento del dinero se realice a un ritmo muy moderado.