Información sobre vivienda y economía

Más de una treintena de socimis calientan motores para salir a bolsa el año que viene

Ha empezado la cuenta atrás para muchas sociedades de inversión inmobiliaria que ya están constituidas en España. Si quieren mantener las ventajas fiscales que les ampara su condición de socimi (por ejemplo, pagar un 0% de Impuesto de Sociedades) y evitar la ira de Hacienda, alrededor de 35 compañías deberán empezar a cotizar, ya sea en la bolsa tradicional (mercado continuo) o en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

“Una de las condiciones que establece la ley para las socimis es que éstas deben salir a bolsa en un plazo máximo de dos años desde que se constituyen. Si no lo hacen, el fisco les reclamará con efectos retroactivos todos los impuestos que no han pagado en ese tiempo, más los intereses correspondientes y una multa adicional. Hablamos de muchísimo dinero”, explica Antonio Fernández, presidente de Armabex, firma que actúa como asesor registrado del MAB y que lidera actualmente las salidas a bolsa de las socimis en dicha plataforma.

El experto asegura que hay más de 40 compañías inmersas en el proceso de incorporación al mercado, aunque no todas ellas van igual de ajustadas al calendario. Unas 35 tendrían que empezar a cotizar durante 2017, mientras que el resto podría esperar al siguiente ejercicio.

“Lo que nos llega del mercado es que hay más de una treintena de sociedades que quieren salir a bolsa el próximo año y nosotros estamos estudiando 15 de esos casos, cuya valoración conjunta supera los 5.500 millones de euros. Veremos sociedades de todo tipo e incluso alguna que acabará en el mercado continuo”, señala Fernández.

De momento, todo apunta a que Acciona y un banco español podrían ser los encargados de llevar su vehículo a la bolsa tradicional, donde coincidirían con Hispania, Lar y Axiare, tres de las grandes referencias del sector doméstico junto con Merlin Properties, que lleva casi un año dentro del Ibex 35. El resto de socimis, en cambio, optarían por el MAB como plataforma bursátil.

Si las previsiones están en lo cierto y durante el próximo año se produce el estreno de más de una treintena de sociedades patrimonialistas, este mercado duplicará su número de socimis. Según los datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME), la empresa que gestiona la bolsa, el MAB cuenta actualmente con 25 socimis y 36 empresas en expansión.

En lo que a sectores se refiere se esperan estrenos de lo más variopinto. “Hay planes de socimis con activos hoteleros, promociones residenciales, de viviendas de alquiler vacacional, de oficinas y también naves logísticas. Además muchas de las sociedades no están en manos de grandes fondos, sino de familias corrientes pero que tienen un elevado patrimonio inmobiliario, y sus carteras están diversificadas por todo el territorio”, aclara el presidente de Armabex.

Entre los activos que podrían debutar durante el próximo ejercicio se encuentran varios edificios de oficinas en Madrid, algunas naves industriales punteras en tecnología ubicadas en la Comunidad Valenciana, algunas galerías comerciales e incluso hoteles en Marbella, Asturias y otros tan famosos como el Miguel Ángel situado en la capital, que estará cotizando antes de verano si no hay retrasos de última hora.

Dentro del sector residencial se esperan los estrenos de Testa Residencial, la socimi de viviendas en alquiler que surgirá de la fusión entre Merlin Properties y Metrovacesa y tendrá en cartera unos 4.700 pisos, así como la puesta de largo de Domo, una socimi que gestiona cooperativas de viviendas, que está valorada en unos 50 millones de euros y que presentó una oferta para quedarse con el Edificio España antes de que el grupo chino Wanda cerrara un acuerdo con el empresario murciano Trinitario Casanova.

En el caso del retail, se espera el estreno de Centro de Galerías Comerciales (CGC), una sociedad que aglutina seis centros, que está en manos del empresario Tomás Olivo y cuyos activos están valorados en unos 2.000 millones.

Un mercado inmaduro para el pequeño inversor

A pesar del nuevo aluvión de socimis que va a recibir la bolsa, los expertos siguen insistiendo que este tipo de vehículos aún no están preparados para el pequeño inversor. Es decir, para el ciudadano de a pie.

“Las socimis son una inversión a medio y largo plazo, así que si el inversor quiere liquidez debería comprar acciones de Telefónica, no invertir en estas sociedades. Estos vehículos siguen sin estar maduros en España, por lo que todavía no son para todo el mundo. Aunque cada uno puede hacer lo que quiera con su dinero, dejaría la inversión en las socimis a los profesionales”, recalca Fernández.

Los analistas, de hecho, suelen hacer una distinción muy clara entre las grandes socimis españolas (Merlin, Hispania, Lar y Axiare) y el resto de sociedades. Las primeras tienen muchos activos y muy buenos que generan un gran beneficio, mientras que muchas de las que cotizan en el MAB apenas tienen un activo en cartera. Todo ello sin olvidar que el MAB es un mercado poco líquido, lo que significa que el inversor puede tener dificultades para vender su participación y materializarla en dinero, algo que avisan estos vehículos en la documentación que hacen pública antes de empezar a cotizar.