Información sobre vivienda y economía

De cómo las Socimis se han convertido en una inversión inmobiliaria atractiva

Autor: Redacción

Estas sociedades de inversión inmobiliaria están en el foco de atención de los inversores por varios motivos: están exentas de pagar el Impuesto de Sociedades, tienen la obligación de pagar dividendo e invierten en un sector que ha vivido un severo ajuste de precios. Aunque las Socimis se crearon para dar salida al stock urbanístico paralizado, se han consolidado gracias al interés que han despertado en magnates como Warren Buffet o George Soros.

Fue en 2009 cuando el Gobierno legalizó estas sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario (Socimis) con un objetivo: reinventar el sector inmobiliario y dar salida a los activos que estaban condenados al abandono.

Para ello, el Ejecutivo dotó a las Socimis de personalidad jurídica y les permitió que compraran y promocionaran inmuebles de materia urbana para su posterior arrendamiento. Poco a poco, estos vehículos de inversión fueron tomando cuerpo hasta que en 2013, con un marco legal más flexible, llegó su consolidación.

Los inversores (sobre todo los extranjeros) empezaron a ver los atractivos a estas sociedades y magnates tan famosos como Warren Buffet y George Soros empezaron a apostar por ellas. ¿Y qué es lo que les llamó la atención?

Por un lado, que están exentas de pagar el Impuesto de Sociedades siempre que permanezcan más de tres años en España y que no produzcan compensaciones de bienes inmuebles negativas. Además, están obligadas por ley a alquilar el 80% de sus activos y a repartir gran parte de sus beneficios en dividendos.

Junto a estas condiciones concretas de las Socimis, los inversores también se han encontrado con un mercado que ha acompañado. Los tipos de interés están en mínimos históricos en medio mundo, los bancos centrales están llevando a cabo unas políticas de estímulo económico muy agresivas y el precio de la vivienda ha sufrido un duro ajuste.

Con este cóctel de circunstancias, la inversión no residencial en España ha crecido con fuerza en los últimos tiempos. Solo en los seis primeros meses de 2014, se facturaron en España 2.300 millones de euros por este concepto. Gran parte de esa cantidad llegó de manos extranjeras, aunque la inversión española supuso una tercera parte (810 millones) tras dispararse un 150% frente a un año antes.

El modelo de negocio ya estaba consolidado y empezó a llamar la atención de nuevos sectores: a la construcción se sumó el hotelero. Como muestra, este botón: la Socimi Hispania y el grupo Barceló han firmado un acuerdo para realizar un proyecto de inversión conjunto en el negocio hotelero vacacional en el que invertirán más de 420 millones de euros.

Dónde cotizan las Socimis

En poco más de un año, varias de las sociedades más famosas han dado el salto a la bolsa. Lar España Real Estate fue la primera que se vistió de largo en marzo del año pasado y en apenas cuatro meses le siguieron Hispania, Merlin Properties y Axia Real Estate.

Todas ellas cotizan en la bolsa tradicional, mientras que firmas como Entrecampos, Mercal, Promorent o Uro Property Holding lo hacen en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), más conocido como la bolsa de las pymes.

Para este año, los expertos creen que las cuatro grandes (las que cotizan en el mercado continuo habitual) son las compañías que ofrecen las mejores perspectivas a los inversores profesionales para todo este año.