Información sobre vivienda y economía

10 cifras que demuestran el cambio ‘brutal’ del emprendimiento en España en el último año

El organismo Spain Startup ha publicado el Mapa del Emprendimiento en España y, en él, descubrimos varios datos interesantes: por ejemplo, que el número de emprendedores por necesidad casi se ha reducido a la mitad en un año y solo afecta al 3% de los casos, y que los españoles cada vez se lanzan antes a emprender: ahora lo hacen entre los 25 y los 34 años, mientras que en 2014 la edad mínima era de 35 años.

Con motivo de la presentación del evento South Summit, el mayor encuentro sobre emprendimiento del sur de Europa que se celebrará en el mes de octubre en Madrid, la compañía Spain Startup ha actualizado la radiografía que hace de forma anual sobre el ecosistema emprendedor en España.

Y su edición de este año no deja lugar a dudas: el Mapa del Emprendimiento 2015 (basado en la experiencia de más de 1.800 proyectos) pone de manifiesto que cada vez hay más emprendedores en nuestro país, que son más jóvenes y que su motivo para iniciar una aventura empresarial propia no tiene nada que ver con la búsqueda de una salida profesional, sino con haber detectado una oportunidad en el mercado o porque siempre han tenido deseos de emprender.

“Me gusta la fotografía actual de España sobre el emprendimiento porque por fin hay un cambio de chip en los jóvenes españoles. Ahora quieren emprender”, ha asegurado María Benjumea, presidenta de Spain Startup, durante la presentación del estudio.

¿Y cómo está ahora el ecosistema? Si tuviéramos que hacer un retrato robot del emprendedor español en este año sería algo diferente al de 2014 y también difiere en algunos puntos de los que existen en Europa y Latinoamérica. Aquí van sus principales características:

1. Cada vez es más joven: ahora tiene entre 25 y 34 años. El estudio refleja que el 44% de los emprendedores tiene entre 25 y 34 años, un porcentaje que en 2014 lo registraba la franja de edad 35-44 años. En solo un año, el peso de este grupo de edad se ha incrementado en ocho puntos (en la anterior edición del estudio los emprendedores de 25-34 años suponían un 36%) y, por fin, se acercan a los baremos del resto del mundo. En Europa, sin ir más lejos, esta franja representa un 56%, mientras que en Latinoamérica se eleva hasta el 57%.

2. Es hombre. Otro de los rasgos característicos de los emprendedores actuales es que son, en su inmensa mayoría, varones. En el mapa de 2015 representan un 83%, frente al 17% femenino, mientras que el año pasado la proporción era 81%-19%. A pesar de la elevada representación masculina, lo cierto es que las cifras españolas están en línea con la media global del estudio (en Europa la proporción de hombres se eleva al 85%). Además, en el 90% de los casos son universitarios o han cursado algún posgrado.

3. Ha trabajado antes por cuenta ajena. En este año ha aumentado el número de jóvenes empresarios que, antes de lanzarse a su propia aventura profesional, ha trabajado para otros. Una situación que se da en el 57% de los casos (en la misma proporción que a escala global) y que, por tanto, se incrementa en ocho puntos respecto al estudio anterior.  

4. No busca una salida, sino negocio o cumplir su sueño. Las estadísticas de Spain Startup también reflejan que cada vez es menor el número de personas que ven el emprendimiento como una salida profesional. De hecho, solo un 3% de los encuestados asegura que la necesidad ha sido el motivo que le ha llevado a crear su propia empresa (en 2014 alcanzó el 5%, casi el doble), mientras que un 77% confiesa que ha tomado la decisión tras haber detectado una oportunidad de negocio y otro 20%, por tener un espíritu emprendedor.

¿Y qué dicen las cifras de Europa y Latinoamérica? Curiosamente, su necesidad de emprendimiento es algo más elevada que la doméstica: en Europa alcanza el 4%, mientras que en Latinoamérica ronda el 3,5%. Por si fuera poco, y volviendo al caso español, solo el 1% asegura que se encontraba en situación de desempleo cuando decidió emprender, mientras que seis de cada diez reconocen que siempre han querido montar un negocio por su cuenta.

5. Ya ha probado suerte antes. Otra cifra interesante es que el 51% de los encuestados asegura que ya ha probado suerte antes en otros proyectos emprendedores antes de embarcarse en el actual, un porcentaje que en 2014 se situó en el 37%. Tras la subida experimentada en el último ejercicio, España se sitúa prácticamente a la altura de la media global, donde los que repiten experiencia copan el 52% de los casos. De ellos, la mayoría lanzó antes una empresa (48%), mientras que casi uno de cada tres (30%) montó dos antes de volver a aventurarse.

6. Tiene a Madrid como ‘hub’ de referencia. El estudio asegura que el 44% de los proyectos tienen origen madrileño, frente al 19% catalán, al 9% vasco y al 8% andaluz. Unos porcentajes que han cambiado en el último año: en la pasada edición la capital ocupaba el 42%, mientras que Cataluña daba origen a un 16% y Andalucía, a otro 11%. “Queremos hacer de España un epicentro de innovación y emprendimiento y crear en Madrid un gran hub”, ha añadido Benjumea.

7. Da empleo a entre 2 y 10 personas. También está in crescendo el número de personas a las que da trabajo el prototipo de proyecto emprendedor: en siete de cada diez casos su plantilla está formada por entre 2 y 10 personas, un baremo que en 2014 se quedó en el 50% y que está en línea con la media global (71%).

8. Bebe de varias fuentes de financiación. Los emprendedores cada vez tienen más vías con las que captar el dinero necesario para hacer crecer su negocio. Mientras ha caído a la mitad el peso del crédito bancario (representa un 3% frente al 7% de 2014), se ha reducido con fuerza el de los fondos propios (58% frente al 77% anterior), se mantiene intacto el papel de los fondos privados (12%) y crece el de alternativas como el crowdfunding (representa un 1%, frente al 0% previo).

9. Amplía sus ambiciones. A la vista de las cifras, los proyectos emprendedores cada vez son más ambiciosos: buscan más financiación (un 88 vs. 80%), más acuerdos estratégicos (77% vs. 62%), más visibilidad (76% vs- 60%) y más clientes (68% vs. 57%). Gracias al repunte vivido por cada factor en el último año, las estadísticas españolas se colocan a la misma altura que a escala global.

10. Espera facturar lo mismo que recauda. Por último, y aunque en esta comparativa apenas hay diferencias respecto al año pasado, es interesante resaltar una última característica del emprendedor español actual: el 69% prevé cerrar este ejercicio con una facturación de entre 50.000 euros y medio millón de euros, un porcentaje que se acerca al de la cifra de financiación que solicitan los proyectos (73%).