Información sobre vivienda y economía

Por qué el emprendedor que no piense ‘en grande’ está condenado al fracaso

Creative commons
Creative commons
Autor: Redacción

La mejor manera de garantizar la supervivencia de un proyecto emprendedor es tener hambre empresarial y una detallada estrategia de futuro que le permita crecer y abrir fronteras. 

En concreto, y según el portal especializado basepyme.es, hablamos de dos factores infravalorados por la mayoría de los emprendedores, que no se percatan de que tener grandes aspiraciones aumenta potencial y atractivo a sus ideas empresariales. 

“Los emprendedores somos valientes, pero poco ambiciosos en cuanto a nuestros planteamientos de crecimiento e internacionalización. Y esto nos hace poco atractivos de cara a los inversores en las fases posteriores del proyecto, lo que nos coloca en un escenario muy complicado”, explica al portal Javier Megias, fundador de la comunidad Startupxplore.

Detrás de sus palabras se esconde, por tanto, la madre de todas las recomendaciones del mundo empresarial: siempre hay que mirar a largo plazo y apuntar alto.

“Cuando hablamos de crear una empresa siempre debería plantearse como la concepción y el desarrollo de una iniciativa sostenible en el tiempo. No tener una visión a medio/largo plazo hace a las empresas más vulnerables cuando se producen cambios que afectan al modelo de sostenibilidad de la misma”, asegura Daniel Spriano, Director del Centro Internacional de Gestión Emprendedora de IE Business School. 

Las cifras oficiales muestran una elevada y pronta desaparición empresarial en España. Según las estadísticas del INE que recoge basepyme, en los últimos diez años han desaparecido, de media, dos de cada cinco empresas pasados tres años de actividad. Una proporción que, tal y como creen los expertos, viene determinada por la falta de una adecuada estrategia de futuro

“Muchos emprendedores se obsesionan más en el éxito de  conseguir dinero que en hacer un negocio creíble y rentable a medio y largo plazo. Y es un planteamiento erróneo: la ambición siempre tiene que ir enfocada al proyecto y no al dinero”, añade Pedro Serrahima, director general del operador móvil virtual Pepephone. 

La baza del mercado exterior

¿Y cómo asegurar la supervivencia de un proyecto? Usando la misma fórmula que 
Las grandes empresas: diversificando los riesgos a través del sector exterior

“Uno de los principales errores que cometemos es no pensar en los planes de internacionalización, convirtiendo nuestros proyectos en iniciativas poco atractivas para la inversión. Me he encontrado muchos emprendedores con una gran falta de ambición especialmente a la hora de globalizar sus negocios, de pensar en grande y de detectar nuevos mercados donde hay una oportunidad”, recuerda a basepyme el business angel Carlos Blanco.

Por tanto, y como conclusión, acudimos a la reflexión del economista y consultor empresarial Álex Rovira: “solo podemos progresar cuando se piensa en grande. Solo es posible avanzar cuando miras lejos”.