Información sobre vivienda y economía

Si tienes bienes en el extranjero más vale que se lo comuniques a Hacienda antes de que acabe marzo

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda en funciones
Gtres

Se va acercando la fecha. El próximo 31 de marzo es el último día para presentar a Hacienda la declaración anual sobre bienes y derechos situados en el extranjero correspondiente al ejercicio 2015, el documento que popularmente se conoce como ‘Modelo 720’.

Desde la firma de consultoría legal y tributaria QualiyConta recuerdan que, como norma general, están obligados a realizar la declaración las personas físicas (personas), las personas jurídicas (empresas) y entidades que sean titulares de bienes y derechos situados en el extranjero cuyo valor superara 50.000 euros a fecha de 31 de diciembre.

Por tanto, y además de los propios titulares de estos bienes y/o derechos, entre los contribuyentes que deben cumplimentar y entregar al fisco esta documentación están las comunidades de bienes, los beneficiarios, los usufructuarios o las personas con poderes en disposición.

Esta declaración, que se presenta por Internet, es obligatoria tanto para los residentes en España como para los establecimientos permanentes en nuestro país de personas o entidades extranjeras.

Pero, ¿qué se tiene que declarar exactamente? Dentro de esos bienes y/o derechos de los que habla Hacienda encontramos activos muy diversos. Por ejemplo, cuentas bancarias en entidades extranjeras, acciones, rentas, seguros o bienes inmuebles. [Consulta aquí la clasificación que establece la Agencia Tributaria]

Por tanto, y como recuerda el despacho Salcedo Abogados, “el modelo no solo deben presentarlo los que tienen una cuenta en Suiza o acciones en Reino Unido, sino que también afecta a los españoles que tengan por ejemplo una casa de verano en el sur de Francia”. Un caso que, en su opinión, no es tan aislado como parece.

Prueba de ello es que, desde que Hacienda implantó esta declaración de patrimonio en el exterior, los contribuyentes han informado que tienen más de 9.200 millones de euros en bienes inmuebles, ya sea porque tienen su titularidad o porque disfrutan de los derechos reales de los mismos, lo que se traduce en un 10% del total declarado entre 2013 y el pasado mes de octubre.

¿Y hay que rendir cuentas con Hacienda cada año? Los expertos recuerdan que. si no hay cambios en el valor del patrimonio en el exterior, el contribuyente no está obligado a rellenar anualmente el modelo 720.

“Se tendrá que volver a presentar en aquellos casos en los que se haya producido un incremento de 20.000 euros en alguno de los bienes obligados a declarar respecto a la última declaración. También se deberá presentar en aquellos casos en los que el contribuyente pierda la condición que determinó en su día la obligación de declarar”, resume QualityConta.

Por tanto, solo es obligatorio volver a declararlo si los bienes y derechos se revalorizan en un año en más de 20.000 euros o cuando el contribuyente se ha desvinculado de los mismos.  En el caso de que se hayan vendido, existe la obligación de tributar si los importes obtenidos se fueron reinvirtiendo en la adquisición de otros valores, según los asesores DMS Consulting.

Hacienda intensifica la investigación

A ninguno se nos escapa que Hacienda está intensificando los esfuerzos por luchar contra el fraude y aflorar las actividades sumergidas en nuestro país. Solo en 2015 destapó casi 43 millones de euros al día, un 56% más que cinco años antes.

Pero la novedad es que, dentro de su marco estratégico, la investigación de patrimonios en el exterior va a tener un papel muy destacado. La propia Agencia Tributaria anunció que el Plan de Control de 2016 dedica un apartado especial al control de patrimonios y rentas que pueden estar ocultos en el exterior. Para ello, recalcó el organismo, a lo largo de este año el fisco contará con nuevas herramientas informáticas y con el apoyo de hasta 78 países con los que intercambiará información. Todo un síntoma de que cada vez le resultará más sencillo encontrar esos patrimonios que se esconden en el extranjero.

Las sanciones que acarrea no declararlo

Librarse de duras sanciones es uno de los motivos que lleva a más contribuyentes a declarar cuanto antes los bienes y derechos que poseen en el extranjero. Y es que tanto ocultar el patrimonio como rellenar el modelo 720 fuera de plazo conlleva unas multas muy elevadas.

“En el caso de incumplimiento de la obligación de informar sobre cuentas situadas en el extranjero la sanción consistirá en una multa de 5.000 euros por cada dato omitido u erróneo, existiendo una sanción mínima de 10.000 euros, mientras que cuando la declaración se presente fuera de plazo sin requerimiento previo de la Administración Tributaria la sanción será de 100 euros por cada dato con un mínimo de 1.500 euros. Por último, la no presentación se considerará infracción tributaria y se penalizará con una multa proporcional del 150% del importe de la base de la sanción (es decir, del importe no declarado en su momento)”, detalla QualityConta.

Por eso, los expertos recuerdan a los contribuyentes que decidan no cumplir con sus obligaciones tributarias que se arriesgan a recibir una sanción confiscatoria, lo que significa que ésta podría superar el valor del patrimonio en el exterior no declarado. Además, insisten en que estos delitos no prescriben, es decir, que no caducan con el paso del tiempo. Por eso, recomiendan a todos los que tengan bienes y/o derechos en el exterior que analicen a conciencia su situación y la regularicen lo antes posible.