Información sobre vivienda y economía

Cómo ha sido la mayor fusión inmobiliaria de 2017 contada por su protagonista

La compra de Vía Célere por parte del fondo internacional Värde Partners es una de las operaciones más sonadas del mercado inmobiliario en lo que va de año y da el pistoletazo de salida a los fondos para adquirir promotoras españolas. Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Vía Célere, explica a idealista/news cómo ha sido la operación, los motivos por los que ha decidido vender su negocio familiar y por qué ha elegido a Värde.

La operación, consistente en la adquisición de Vía Célere nacional por parte del fondo Värde Partners, ha supuesto 90 millones de euros. Pero, como el propio Gómez-Pintado insiste en recalcar, sólo ha vendido el negocio nacional, con lo que se ha quedado con la parte internacional. “Pero con un objetivo claro de que cuando vaya terminando las promociones que tenemos en estos momentos en marcha, iré cerrando las delegaciones que tengo fuera. Aún me queda un año y medio de trabajo fuera de España”, afirma.  

Los motivos por los que el también presidente de Asprima y la APCE ha decidido vender su empresa familiar son, en su opinión, básicamente tres:

1. Cree que las promotoras inmobiliarias españolas tienen un tamaño pequeño y que necesitan crecer para conseguir el objetivo de atender a financiaciones completamente diferentes a lo que estaban pudiendo acceder hasta el momento.

2. Supone un gran reto personal dirigir una compañía de estas características y le saca del área de confort.

3. El tercer motivo es dar continuidad a su equipo. “Cuando tienes un grupo de personas como el que tengo yo trabajando conmigo en muchos casos 25 años, te das cuenta de que trabajar en una compañía familiar no es lo mismo que trabajar en una compañía con idea de salir a bolsa en unos dos años. Ellos mismos tienen una perspectiva de dar un salto en sus carreras de una manera clara, porque ya no hay cortapisas para crecer”, señala Gómez-Pintado.

Se abre un nuevo ciclo inmobiliario en España

Los fondos de inversión son y serán los principales actores de este nuevo ciclo inmobiliario que está aconteciendo en nuestro país. Entraron comprando activos terciarios, comerciales y oficinas, pero ahora se están volcando en el sector residencial. Y no sólo están interesados en adquirir suelo finalista, sino también suelo en gestión, lo cual “es una característica fundamental de esta nueva etapa”, según el presidente de la nueva Vía Célere. Otra característica es la concentración del sector.

Las vías de financiación para levantar promociones de viviendas no serán solamente bancarias, sino que también se contempla acudir a mercados financieros. Una opción que exige tener  un determinado músculo empresarial. Los fondos han entrado con fuerza en España y con intención de quedarse, con lo que en los próximos meses veremos más operaciones de compras de promotoras locales. 

La nueva Vía Célere, que mantendrá su sede actual en Conde de Casal (Madrid), cuenta con más de un millón de m2 construidos pendientes de edificar, lo que supondrá levantar un volumen de unas 10.000 viviendas y “esto es solo el comienzo”, recalca Gómez-Pintado. El plan de negocio contempla iniciar 4.491 viviendas hasta 2019, de las que 3.267 las aporta Dos Puntos (la promotora de Värde).

“Arrancamos con unos fondos propios de unos 400 millones de euros y un valor de activos de unos 700 millones de euros”, añade. Estos activos están ubicados por toda la geografía española: desde La Coruña, pasando por BarcelonaMadrid, hasta Málaga, Sevilla, Alicante o Valencia.

Todavía se desconoce cómo se hará la integración. Están estudiando si es más interesante una fusión o una ampliación de capital no dineraria. Pero el objetivo es llevar a cabo la integración que sea mejor y más rápida desde el punto de vista fiscal en un plazo de dos o tres meses. En cuanto a la integración de personal, ya se están produciendo los traslados de equipos a la sede de la promotora aunque habrá puestos que se queden por el camino, sobre todo en los mandos directivos.

En esta operación Vía Célere ha sido asesorada por IREA y Uría, y Dos Puntos por Deloitte y Garrigues.

Por qué ha sido Värde el comprador

Juan Antonio Gómez-Pintado asegura que durante el último año y medio se han acercado a Vía Célere varios fondos internacionales con la intención de hacer alianzas con él, pero el “feeling” que ha tenido con Värde Partners “ha sido magnífico”. En su opinión, la sintonía más importante ha sido la personal. “Ha sido ver que detrás de un fondo de estas características hay un equipo que tiene corazón y que no sólo son números. Esto para mí ha sido fundamental por una razón muy sencilla: detrás de esta operación también iba mi equipo”.

Y la segunda razón por la que se ha decantado por Värde es que “han entendido perfectamente cuál es la filosofía de desarrollo de vivienda que tiene Vía Célere”, señala. El tipo de promoción que actualmente levanta la compañía continuará siendo el mismo. Es decir, seguirá construyendo viviendas con una elevada eficiencia energética. De hecho, están desarrollando prototipos de ‘Passivhaus’, un estándar de construcción alemán cuyo objetivo es conseguir que las casas consuman muy poca energía para calefacción y refrigeración.

“Actualmente estamos en el momento en que el Ministerio de Fomento nos tiene que definir cuál es el parámetro ‘passivhaus’, porque aún no está transpuesta la normativa europea en España”, señala Gómez-Pintado, que añade que “el próximo paso dentro de la eficiencia energética es el estándar ‘passivhaus’”.