Información sobre vivienda y economía

Colau compra en plena crisis del coronavirus: un millón por ocho casas en Sant Andreu

El Ayuntamiento de Barcelona saca la chequera en plena crisis del covid-19

Sant Andreu
Sant Andreu

El Ayuntamiento de Barcelona saca la chequera en plena crisis del covid-19 para elevar su parque de vivienda pública. El consistorio de Ada Colau ha comprado ocho casas en el casco antiguo del barrio de Sant Andreu ejerciendo el derecho de tanteo y retracto. El ayuntamiento, que ha llevado a cabo esta comprar para evitar “otro episodio de especulación por parte de un fondo buitre en la ciudad”, invertirá un millón de euros en esta operación.

Las casas de la calle de Pons i Gallarza están situadas entre los números 105 y 117, y en la esquina de la calle de Renart, 51, forman un conjunto edificado en el casco antiguo del barrio de Sant Andreu, calificado urbanísticamente como zona de conservación de la estructura urbana edificatoria.

El Ayuntamiento ha adquirido los ocho edificios a la sociedad Vermota, SL, por 745.000 euros, y a este precio hay que añadir los costes de las obras de conservación, aproximadamente 290.000 euros. Las viviendas pasarán a formar parte del parque público de vivienda de la ciudad.

“Con esta adquisición se da respuesta a la reivindicación de los vecinos y las vecinas del barrio, que hace más de dos años levantaron la voz de alarma cuando se enteraron de la compra de las casas por un fondo inversor, por el peligro de expulsión que suponía para las siete familias que viven en ellas y también para proteger el casco antiguo de Sant Andreu de otro episodio de especulación”, explican desde el consistorio.

Modelo pionero de masovería urbana mixta

Este es el primer proyecto de granja urbana mixta del parque de vivienda pública de alquiler. La granja urbana es un contrato con el que la propiedad de la vivienda cede su uso, por un tiempo determinado, a cambio de que las personas inquilinas asuman las obras de rehabilitación y mantenimiento acordadas.

En este caso, como se trata de un modelo mixto de granja urbana y alquiler que introducirá el Instituto Municipal de la Vivienda y Rehabilitación de Barcelona (IMHAB), se efectuará a través de un nuevo contrato que combinará fases de alquiler y masovería urbana con una renta mínima variable.