Información sobre vivienda y economía

Una pareja holandesa paga 800 euros al mes por vivir en la primera casa europea impresa en 3D

The Guardian
The Guardian
Autor: Redacción

Harrie Dekkers y Elize Lutz, dos comerciantes jubilados, son las primeras personas que habitan una vivienda totalmente impresa en 3D y por la que pagan 800 euros al mes. Esta casa de 94 m2 forma parte de una promoción de cinco unidades, localizada en un terreno junto al canal de Beatriz en Eindhoven (Países Bajos) y construida por Saint-Gobain Weber Beamix, según publica The Guardian.

La realidad es que en los últimos años se ha avanzado mucho en esta técnica de construcción. De hecho, en Francia y en Estados Unidos existen viviendas levantadas parcialmente mediante impresión 3D. Pero esta casa habitada por Dekkers y Lutz es la primera que cuenta con unos muros de carga fabricados en su totalidad con una boquilla de impresora 3D. "Es también pionera en el sector porque la casa está permitida al 100% por las autoridades locales y además existen unos inquilinos que realmente pagan por vivir en ella", explica Bas Huysmans, director ejecutivo de Weber Benelux.

La vivienda se ha construido con un gran brazo robótico que expulsa un cemento especial, que se ‘imprime’ según las indicaciones y el diseño del arquitecto. Si se observa de cerca se pueden apreciar pequeñas imperfecciones en la impresión, aunque son meramente estéticas. En total, la constructora sólo necesito 120 horas de trabajo para levantar la vivienda.

La nueva casa consta de 24 elementos de hormigón que se imprimieron capa por capa en una planta en Eindhoven antes de ser transportados en camión al sitio de construcción y colocados sobre una base. Después se colocaron el techo y los marcos de ventanas, y se aplicaron los últimos detalles finales.

"Tienes la sensación de estar en un búnker, te sientes seguro", afirma Dekkers a la publicación. La robustez de esta vivienda se aprecia también en su exterior, porque la compañía ha querido que su forma esté inspirada en una roca. “Elegimos este diseño para demostrar que con esta técnica se puede realizar cualquier forma”, aseguran desde la constructora.

Gracias a la impresión 3D, esta pareja pagará sólo 800 euros de alquiler, muy por debajo del precio de mercado de la zona, porque el conste de construcción es menor al tradicional. Yasin Torunoglu, concejal de vivienda del municipio de Eindhoven, se mostró satisfecho con este hito y afirmó que es una gran oportunidad para poder construir más viviendas asequibles en la localidad.