Información sobre vivienda y economía

Una casa que se construye en tan solo ocho horas gracias a la impresión 3D

La casa ofrece infinitud de posibilidades
Una de estas viviendas modulares en la cima de una montaña / PassivDom

El tiempo y el precio son unos de los factores con más peso en la construcción de viviendas, pero gracias a las nuevas técnicas y tecnologías, estos se han visto notablemente reducidos sin tener que descuidar otros aspectos tan importantes como la seguridad o la durabilidad.

Un claro ejemplo de las mejoras que está trayendo la innovación al sector es la vivienda modular diseñada por el ingeniero ucraniano Max Gerbut. Su nombre es PassivDom y se trata de una casita -el modelo más pequeño tiene 35 metros cuadrados- que se construye en tan solo ocho horas, gracias a la tecnología de impresión 3D, reubicable y autosuficiente (no necesita estar conectada a la red).

Una vivienda ideal para disfrutar de la naturaleza
Esta casa modular es totalmente sostenible y respetuosa con el medio ambiente / PassivDom

¿Cómo es el proceso? Primero, el equipo de diseño traza el boceto para la impresora 3D en sus fábricas en Ucrania y California. Después, un robot, que utiliza la tecnología de impresión 3D, imprime en tan solo ocho horas -capa por capa- el techo, el piso y las paredes de 20 centímetros de grosor y que están compuestas de fibras de carbono, poliuretano, resinas, fibras de basalto y fibra de vidrio.

El proceso está casi automatizado al 100% a excepción de la colocación de las ventanas, puertas y la instalación de los sistemas eléctricos e hidráulicos, que son las únicas instalaciones que tiene que realizar un trabajador humano.

100% ecológica

El mejor aliado de PassivDom es el astro rey. El tejado de la casa cuenta con unos paneles solares que son capaces de cubrir toda la demanda energética de la vivienda (calefacción, electrodomésticos, etc.). Además, la casita cuenta con una batería para almacenar dicha energía y así poder hacer frente a imprevistos como sucesivos días de lluvia o niebla. “La batería puede proporcionar a la vivienda energía para hasta dos semanas sin sol”, afirma Gerbut.

Para ser lo más eficiente posible y reducir el gasto energético al mínimo, PassivDom cuenta con aislamiento térmico de muy alta calidad capaz de aislar la casa del ruido exterior y de retener el calor del interior eficazmente. 

Para gestionar el agua, la vivienda cuenta con dos sistemas hidráulicos. Uno recolecta y filtra agua a través de la lluvia y de la humedad del aire y el otro es un sistema de desagüe.

Cuenta con aislamiento térmico de calidad
Una de estas viviendas iluminada en la nieve / PassivDom

Sobre la durabilidad de esta pequeña vivienda, los desarrolladores del proyecto explican que ”el marco de la casa está hecho de carbono, material seis veces más resistente que el acero, y que en todos los módulos de producción solo se utilizan materiales no corrosivos. Gracias a esto el periodo de vida de los módulos es de más de 40 años

El precio de esta casa depende de las características, dimensiones y personalización. Según explican desde la compañía, la vivienda puede ser totalmente personalizada acorde a las exigencias del futuro propietario y, además, señalan que incluso se puede comprar ya el mobiliario integrado y que está diseñado específicamente para PassivDom. Pero si se busca una cifra concreta, el precio se mueve en una horquilla que va desde los 53.000 euros, la más pequeña, hasta los 81.000 euros, la más grande.