Información sobre vivienda y economía

Los datos que muestran por qué Alemania deja tan atrás a España en economía y mercado inmobiliario

La economía española lleva cinco años creciendo a un ritmo superior a la alemana y al promedio europeo. Sin embargo, variables como el superávit, la tasa de paro, el PIB nominal, las transacciones inmobiliarias, los planes para construir vivienda asequible, los salarios, la deuda pública o las previsiones sobre la evolución del precio de la vivienda nos sitúan varios cuerpos por detrás de la locomotora europea. Repasamos las cifras que muestran estas diferencias.

1. Una economía tres veces más fuerte

A pesar de que España lidera el crecimiento económicas de las principales potencias europeas, lo cierto es que el PIB nominal germano supera en tres veces al doméstico. Dicho de otro modo: el país produce en un año el triple de riqueza que España. Según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), solo hay tres superpotencias que superan esta cifra: EEUU, China y Japón.

En concreto, el PIB germano en términos nominales se situó el año pasado en 3,43 billones de euros, frente a los 1,24 billones en el caso doméstico. Esta es la evolución de ambas economías en los últimos tiempos:

Aunque son menores, también hay diferencias si miramos el PIB per cápita. En el caso alemán, la cifra ronda los 41.350 euros, mientras que en el español se sitúa alrededor de los 26.420 euros, según datos de Eurostat. No obstante, donde sí gana España es en crecimiento económico interanual. Desde 2015 ha sido muy superior:

2. Una tasa de paro del 3% y una ocupación récord

Una de las variables más representativas es la tasa de paro. Y es que, mientras que el desempleo en España ha cerrado 2019 en el 13,78% según el INE, en Alemania se situó a lo largo del año pasado entre el 3,1% y el 3,2%. Además, el empleo en el país ha batido récord con 45,3 millones de ocupados, frente a los 19,96 millones que hay actualmente en España. Así, tiene más del doble de fuerza laboral, aunque no llega a duplicarnos en población (tiene unos 83 millones de habitantes y España, unos 47 millones).

Por si fuera poco, nuestro mercado del trabajo ha empezado 2020 con los peores datos de afiliación a la Seguridad Social desde 2013 y con el mayor crecimiento del paro desde 2014, según las últimas estadísticas del Ministerio de Trabajo. Además, está cayendo el número de autónomos empleadores y el número de trabajadores a su cargo. 

3. Ocho años de superávit público

Otro de los factores más relevantes es la diferencia que hay entre la capacidad de financiación de la economía germana y la necesidad de la doméstica. Y es que, mientras la gran economía continental registró en 2019 su octavo superávit anual consecutivo, España arrastra déficit público desde 2008. La diferencia no es baladí: Alemania cerró el año con 49.800 millones de euros de superávit (incluye el conjunto del Estado, los Länders, los municipios y la Seguridad Social) y en España volveremos a ver una cifra negativa: solo hasta el tercer trimestre, el déficit supera los 18.000 millones de euros.

4. Menor deuda sobre PIB

Alemania también nos gana en la comparativa que mide la deuda pública. Si en el caso doméstico el apalancamiento está cerca del 98% del PIB, en el germano ronda el 61%, y supera mínimamente el nivel que exige Bruselas a cada miembro de la UE y del que España se alejó allá por 2010. 

No obstante, en términos absolutos, la deuda alemana supera en casi 800.000 millones a la doméstica, al situarse por encima de los 2 billones de euros. En España se mantiene alrededor de los 1,2 billones.

5. El mercado con más transacciones

En el terreno del ‘real estate’ también encontramos grandes diferencias. Según un informe de PwC y Urban Land Institute, el mercado alemán es el que acaparó el mayor volumen de transacciones inmobiliarias entre finales de 2018 y verano de 2019, con 67.000 millones de euros. Le siguen Reino Unido (53.000 millones), Francia (41.000 millones) y España (20.000 millones), que está empatada con Países Bajos. 

Además, es el país que tiene más ciudades en el ranking de las urbes europeas más atractivas para invertir en inmobiliario este año: Berlín (2), Fráncfort (3), Múnich (7) y Hamburgo (8). Son cuatro de los ocho mercados más activos de Europa de los últimos meses. España es el segundo país más destacado de la lista de ciudades más atractivas para invertir, con Madrid (5) y Barcelona (9), aunque la metrópoli que lidera la clasificación es París. Las principales ciudades alemanas también ocupan puestos destacados en las previsiones de incrementos de rentas de los activos inmobiliarios de cara a 2020, junto con Atenas y Lisboa. 

6. La vivienda, más asequible

Madrid, Barcelona y San Sebastián, las ciudades más caras para comprar una casa en España, se codean con sus homólogas alemanas en lo que se refiere al precio de la vivienda. Según la agencia inmobiliaria McMackler, los precios medios en Stuttgart, Düsseldorf, Berlín y Hamburgo se encuentran en 4.361 euros/m2, 3.747 euros/m2,  3.745 euros/m2 y 3.739 euros/m2, respectivamente, frente a los 4.540 euros/m2 de San Sebastián, a los 4.115 de Barcelona o a los 3.732 euros de Madrid que marcan actualmente en idealista.

Solo Múnich, con un precio de 6.913 euros/m2, se desmarca de los precios domésticos, aunque cuenta con un salario medio anual cercano a los 56.000 euros brutos. Una cantidad que supera en más de dos veces el promedio en el conjunto del país (unos 23.600 euros, según el INE). 

7. Los precios subirán menos

También hay diferencias en las previsiones de los organismos internacionales en lo referente a la evolución de los precios de la vivienda. Según la agencia de calificación Moody’s, España será la potencia europea donde más se encarecerán las casas a lo largo de este ejercicio, con un 5,5%, frente al 4% de Alemania o Portugal. En Irlanda y Holanda también se esperan incrementos superiores que en la locomotora europea.

8. La vivienda de lujo, más atractiva

Alemania también es el único país que tiene dos ciudades entre las cinco del mundo donde más ha crecido la vivienda de lujo en los últimos tiempos. Según los datos de la consultora Knight Frank, entre verano de 2018 y de 2019, las mayores subidas las han registrado Moscú, Fráncfort, Taipéi, Manila y Berlín. Madrid ocupa la décima posición del ranking.

Knight Frank
Knight Frank

9. Más alquiler y vivienda asequible

Alemania es uno de los países que más ha apostado por el alquiler en Europa. Según los datos de Eurostat (referentes a 2017), el arrendamiento y la propiedad prácticamente comparten peso en el parque residencial. En cambio, en España la propiedad sigue representando más de tres cuartas partes del mercado. En el caso de ciudades como Berlín, el alquiler representa cerca del 85% del mercado. 

Además, nos saca varios cuerpos de ventaja en lo que se refiere a los planes para aumentar el parque de vivienda asequible. Mientras el país anunció hace año y medio su intención de construir 100.000 pisos asequibles hasta 2021, el nuevo Gobierno en España está preparando la licitación de 8.200 viviendas, que incluyen alquileres sociales o asequibles bajo gestión público-privada. Unas cifras insuficientes, según el sector inmobiliario. 

10. Líder en exportaciones

Otro campo donde nos supera Alemania es en las exportaciones. Es el país europeo exportador por excelencia y el tercero más potente del planeta, solo superado por China y EEUU En 2018, el volumen de exportaciones de mercancías se situó en 2018 en 1,32 billones de euros, frente a los 1,28 billones de un año antes. Así, el sector exterior representó casi el 40% del PIB, según datosmacro.com. Es, entre otras cosas, líder en el sector de la automoción y el mayor productor del planeta de un carbón mineral denominado lignito. 

En el caso de España, el sector exterior ha ido cobrando relevancia en los últimos años, en los que ha comido terreno al sector de la construcción, aunque está lejos de las cifras de su socio comunitario: en 2018 las exportaciones se situaron en torno a 300.000 millones de euros, lo que equivalía al 24,4% del PIB por aquel entonces.