Información sobre vivienda y economía

España es uno de los países con más deuda pública: esto es lo que debemos al mundo

Autor: Redacción

La deuda pública es una de las variables que más se le ha ido de las manos a España. Si antes de la crisis registrábamos una de las cifras más bajas de Europa, actualmente estamos entre los países del mundo con mayor apalancamiento sobre PIB.

De hecho, un informe de EAE Business School nos sitúa como la undécima economía más endeudada del planeta. A cierre del año pasado, la deuda pública española se situó en 1,14 billones de euros, una cifra inédita hasta la fecha. Respecto al PIB, el stock se situó en el 98,1%, lo que significa que equivale prácticamente a lo que somos capaces de producir en un ejercicio.

En apenas una década, el volumen de deuda se ha multiplicado en más de dos veces. En 2008 se situó en 440.621 millones de euros, mientras que en 2014 la cifra ya rebasó el billón de euros. Lejos de frenarse, ya se sitúa en 1,144 billones de euros. Teniendo en cuenta que la población en España ronda los 46,5 millones, la 'factura' es de unos 24.570 euros por habitante. 

Como consecuencia, nuestro stock representa actualmente el 2% de la deuda mundial. Estos son los países más endeudados, según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI):

Los expertos alertan del peligro que conlleva para una economía registrar un endeudamiento tan alto.  

“Esa sensación que tienen los gobernantes de que la deuda nunca hay que devolverla porque siempre se puede volver a refinanciar, es algo tan iluso como peligroso, que conlleva un proceso de perpetuación del apalancamiento financiero de las economías que si no se estabiliza puede llevarnos a situaciones complejas de resolver. Endeudarse no es malo, incluso es una buena herramienta para crecer; sin embargo, y como todo en la vida, altos niveles de deuda intoxican a las economías y generan un síndrome de dependencia del que es difícil desengancharse”, sostiene el estudio.

De hecho, y a pesar que en términos de deuda sobre PIB se prevé un descenso progresivo en los próximos años, desde la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF) calculan que nuestro país no podrá reducir el endeudamiento público al nivel que quiere Bruselas (60%) hasta dentro de dos décadas. 

Los extranjeros tienen el control

Son muchas las instituciones públicas y privadas que tienen deuda española en cartera, aunque si hay un agente protagonista es el inversor extranjero. Actualmente controlan casi un 45% del total; un porcentaje que supera al que suman los bancos domésticos (16,8%), el Banco de España (22,1%), las familias (0,2%) y las Administraciones Públicas (1,5%). Este es el reparto actual de los principales tenedores de deuda pública española:

En los últimos años los bancos han ido perdiendo peso, hasta situarse en zona de mínimos. En cambio, los inversores foráneos han ido ganando terreno hasta convertirse en el principal comprador y tenedor de deuda pública española.