Información sobre vivienda y economía

NY Business Group: “La incertidumbre política en España solo es ruido para el inversor internacional”

Gtres
Gtres

España sigue siendo un mercado de oportunidades para los inversores extranjeros que tienen puesto el foco en el ‘real estate’. Los últimos datos nos colocan como el cuarto país europeo que capta más recursos foráneos, por detrás de Reino Unido, Francia y Alemania, y todo apunta a que el capital seguirá llegando en los próximos años del ciclo.

Para aprovechar el tirón, la consultora New York Business Group celebrará la semana que viene un encuentro inmobiliario en Madrid. Bautizado como Spain Real Estate Investment Forum, con el objetivo de dar a conocer oportunidades de negocio destacadas en el mercado doméstico.

Javier Miñana, CEO de la consultora, nos cuenta que a la cita acudirán más de un centenar de inversores institucionales (gestoras, fondos de pensiones...) y family offices de distintos países de Europa, Latinoamérica y Norteamérica. También habrá primeros espadas de compañías españolas, desde gestoras hasta socimis y fondos de deuda.

En los diferentes encuentros que ha realizado New York Business Group en diferentes ciudades del mundo (Nueva York, Miami, Santiago de Chile, Panamá, Londres, Palma de Mallorca y Madrid) se repite el mismo patrón: es un punto de encuentro entre inversores que buscan diversificar su cartera y que están interesados en el sector inmobiliario, y los que quieren vender activos o buscan financiación o 'partners' para desarrollar nuevos proyectos.

¿Y qué tipo de oportunidades buscan? Según Miñana, actualmente el mercado español ofrece muchas oportunidades a los inversores patrimonialistas, caracterizados por tener unas estrategias a largo plazo y sacrificar algo de rentabilidad a cambio de seguridad. En términos generales, están cómodos con rendimientos del 2%-3%. Y es que, como viene insistiendo el sector desde hace tiempo, en el momento del ciclo en el que estamos poco a poco veremos más salidas de inversores oportunistas y entradas de inversores patrimoniales.

En lo que se refiere a activos, la consultora destaca que están en interesados en un gran abanico: viviendas, oficinas, logística, locales, superficies comerciales y hoteles o hostels. También está ganando terreno el mercado del alquiler de corta estancia, sobre todo de cara a un inquilino corporativo (que alquila una casa durante un periodo de tiempo por motivos de trabajo), más que al vacacional.

Ahora bien, suelen apostar por las zonas prime de las grandes ciudades, como Madrid y Barcelona, y otras urbes con buenas infraestructuras y demanda, como por ejemplo Málaga o Sevilla. Por otro lado, suelen buscar operaciones de importes de entre 30 y 50 millones de euros.

“El problema actual no es tanto encontrar el inversor como el producto adecuado, de ahí que sea tan importante reunir a todo tipo de ‘players’ del mercado para acercar la demanda a la oferta real", insiste. 

¿Y cómo ven a España los inversores extranjeros? A pesar de que en los últimos años el calendario ha estado marcado por las citas electorales y de que todavía se deconoce cómo van a estar formados los Gobiernos central, autonómicos y locales, el CEO de la consultora asegura que “la incertidumbre política solo es un ruido”, ya que, en la mayor parte de los casos, “son cosas menores, incluso el tema de la independencia de Cataluña”. Considera que para los inversores profesionales el riesgo político es puntual, por lo que no suele ser decisiva en las decisiones a largo plazo, donde pesan más otros factores como el entorno económico y empresarial, la evolución de la inflación o la capacidad de los propios activos de revalorizarse.

Sin embargo, Miñana sostiene que hay varios campos en los que la Administración Pública debería actuar. Por ejemplo, que se tomen medidas para acelerar y simplificar los procesos burocráticos, que mejore la fiscalidad, que se garantice la seguridad jurídica y regulatoria, o que se flexibilice más el mercado laboral para favorecer nuevas contrataciones.

También pide a los grandes Ayuntamientos que miren qué está sucediendo en otras grandes ciudades del mundo a la hora de tomar decisiones, y no frenar las oportunidades que pueden brindar proyectos como Madrid Nuevo Norte (antigua Operación Chamartín) o intentar poner trabas a la gentifricación de barrios a las afueras de las ciudades. "Es necesario hacer existir a los barrios que están a las afueras y dotarles de buenas infraestructuras y comercios. Todo esto ayuda a dinamizar la economía local y permite que mejore el nivel de vida de los ciudadanos. Al final es un fenómeno que está llegando lentamente a España, pero que se va a extender como está sucediendo en otros puntos del planeta".