Información sobre vivienda y economía

Merlin ultima un plan para aliviar las rentas de sus inquilinos durante la desescalada

Ismael Clemente, CEO de Merlin
Ismael Clemente, CEO de Merlin
Autor: Redacción

La socimi encabezada por Ismael Clemente diseña “una nueva política de bonificación parcial para el periodo posterior al covid-19” para sus clientes, según reza su informe de resultados del primer trimestre de 2020. Merlin explica que los detalles serán anunciados una vez sean comunicados a los inquilinos. Esta es la segunda medida que aplica la compañía en este sentido, tras establecer una condonación de las rentas a los afectados por el coronavirus a comienzos de esta crisis.

Pero esta no es la única decisión que ha tomado Merlin para combatir al coronavirus. La compañía ha adoptado una serie de medidas de reducción de gasto y preservación de capital para afrontar la incertidumbre generada por la crisis del coronavirus.

En primer lugar, Merlin ha decidido continuar los proyectos con altos niveles de alquileres ya comprometidos y parar de momento aquellos otros cuya ejecución se puede diferir. El conjunto de actuaciones en ejecución y generadoras de rentas en el corto plazo contemplan una inversión remanente agregada de 247,7 millones de euros a lo largo de los próximos cuatro años, de los cuales 167,4 millones se prevén desembolsar en 2020. Las rentas futuras estimadas atribuibles a estos proyectos (con un nivel de prealquileres del 65%) ascienden a 37,3 millones.

En segundo lugar, la socimi va a proponer a su Junta General, que se celebrará el 17 de junio, la aprobación de un dividendo complementario correspondiente a 2019 de 32 céntimos por acción, de los cuales 15 céntimos se abonarán en julio y 17 céntimos serán distribuidos a decisión del Consejo en función de la evolución de la crisis.

Finalmente, el equipo directivo ha renunciado íntegramente a su retribución variable en efectivo y en acciones correspondiente al ejercicio 2020 y el Consejo ha recortado su remuneración un 25%.

Todas estas medidas se producen a la par que la presentación de resultados del primero trimestre de la compañía. La socimi ha cerrado el primer trimestre con una facturación de 131,8 millones, un Ebitda recurrente de 103,9 millones de euros y un beneficio operativo de 74,7 millones (16 céntimos por acción). El beneficio contable de 38,6 millones de euros no es comparable con el ejercicio anterior debido a los activos vendidos. Excluyendo atípicos, el beneficio neto ordinario asciende a 62,3 millones.

El valor neto de los activos se sitúa en 7.384 millones de euros (15,72 euros por acción). Es importante señalar que este trimestre no se ha realizado una nueva valoración de los activos (se realiza en junio y diciembre de cada año).

Merlin continúa gestionando activamente su balance de situación, cerrando el trimestre con un nivel de endeudamiento (“LTV”) del 40,1% y excelentes ratios financieros, según afirma la compañía. La compañía cuenta con una posición de tesorería y equivalentes de 1.277 millones de euros y no afronta vencimientos de deuda hasta dentro de dos años.