Información sobre vivienda y economía

España, en riesgo de ser multada por no incorporar la Directiva europea de Hipotecas

El pasado 26 de marzo era la fecha límite que tenía España para incorporar a su ordenamiento jurídico la Directiva europea de Hipotecas, cuyo objetivo principal es acabar con los excesos en la concesión de hipotecas y mejorar la protección de los consumidores frente a los desahucios en caso de impago. Ahora Bruselas sopesa multar al Gobierno español. 

De hecho, el comisario europeo de Servicios Financieros, Jonathan Hill, ha advertido al gobierno español de que se arriesga a una infracción por no trasponer la Directiva de Hipotecas. 

Hill ha respondido así a la pregunta planteada por la vicepresidenta de ALDE y portavoz de UPYD en el Parlamento Europeo, Maite Pagazaurtundúa, respecto a las medidas que va a tomar contra España por no haber traspuesto a fecha de 21 de marzo de 2016, las disposiciones necesarias para dar cumplimiento a lo establecido en esta nueva normativa que amplía los derechos de los consumidores.

Aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo en febrero de 2014, la directiva establece un marco regulatorio común sobre contratos garantizados mediante hipoteca u otras garantías y en relación con bienes inmuebles, incluida la obligación de llevar a cabo una evaluación de la solvencia por parte de las entidades, con el fin de evitar desahucios. 

Además, establece importantes disposiciones en materia de derechos del consumidor, obligando a la entidad a informar de todas las ofertas existentes en el mercado y garantizándole un plazo de reflexión de siete días, durante los cuales podría retractarse de su firma. Aumenta la «tolerancia» antes de la ejecución y limita los cargos por impago.

Asimismo, el texto, recogido en el Boletín Oficial del Estado (BOE), elimina los recargos por amortización anticipada y establece que, en el caso de la comercialización de multidivisas, el usuario deberá de ser informado de que las cantidades por amortizar podrían alcanzar una cifra por encima del capital inicial.

No obstante, la directiva también protege a las entidades financieras y reconoce el derecho del banco a acceder a fuentes de información públicas o privadas antes de decidir la concesión del préstamo hipotecario.

Según ha explicado Hill en su respuesta parlamentaria, la Comisión ha organizado seis reuniones de transposición con expertos de los Estados miembros para promover la transposición oportuna de la Directiva sobre créditos hipotecarios (DCH). La primera reunión se celebró en abril de 2014, poco después de la adopción de la Directiva, sin embargo, “y a pesar de estas medidas de apoyo, no todos los Estados miembros consiguieron transponer la Directiva a tiempo”.

 “La Comisión está comprometida con la oportuna transposición y aplicación del Derecho de la UE. Todos los Estados miembros que no notificaron la transposición de la Directiva hasta el 21 de marzo de 2016 se arriesgan a recibir un escrito de requerimiento con arreglo al procedimiento de infracción”, advierte el comisario europeo.

En su pregunta al Ejecutivo comunitario, Pagazaurtundúa preguntó también si existen razones objetivas que exoneren al Gobierno de Mariano Rajoy de cumplir con sus obligaciones en cuanto a salvaguardar los derechos de los consumidores españoles que se vean afectados desde el 21 de marzo de 2016 hasta la efectiva transposición. A la luz de la respuesta, todo indica que no existen, según señala UPYD. 

A continuación resumimos otras características esenciales de esta Directiva:

- Los estados miembros no podrán oponerse a la dación en pago si tanto el banco como el hipotecado lo acuerdan expresamente en el contrato hipotecario.

- Los bancos deben mostrarse “razonablemente tolerantes” en el caso de que tengan clientes con dificultades de pago de la hipoteca para que hagan “todos los esfuerzos razonables para resolver la situación” antes de iniciar la ejecución hipotecaria.

- El banco debe vender la vivienda por el mejor precio posible y debe también facilitar el pago de la cantidad pendiente, con el fin de evitar que los consumidores estén sobreendeudados durante largos periodos.

- El banco debe evaluar la capacidad de pago del consumidor antes de conceder la hipoteca pero la novedad es que por primera vez se introducirán estándares a nivel europeo.  

- Los bancos tendrán que entregar a los clientes un folleto de información sobre la hipoteca, lo que les permitirá comparar ofertas e identificar la más barata y que más se ajusta a sus necesidades.

- La directiva prohíbe ligar la concesión de la hipoteca a la adquisición de otro producto financiero, salvo que se trate de seguros o productos de ahorro.

- Los consumidores podrán reembolsar la hipoteca antes de su vencimiento.

- Los consumidores se beneficiarán de un plazo de tiempo garantizado de siete días antes de quedar vinculados por el contrato de hipoteca, es decir, contarán con un derecho de desistimiento.

- La directiva permitirá la creación de un pasaporte europeo que permita a los intermediarios de crédito autorizados en un estado miembro ofrecer sus servicios en toda la ue, como ya ocurre por ejemplo con los fondos de inversión.