Información sobre vivienda y economía

El euríbor cambia la tendencia en septiembre y deja atrás tres meses de caídas

La media mensual del indicador se ha situado en el -0,492%, frente al -0,498% de agosto, pero abaratará las hipotecas

Autor: Redacción

El euríbor a 12 meses ha frenado la racha de descensos que había registrado en verano. Tras tres meses consecutivos de caídas, el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España registra una media mensual del -0,492% en septiembre, ligeramente por encima del -0,498% de agosto, cuando marcó la tercera cifra más baja de la historia. 

Así, el euríbor vuelve a niveles de julio, borrando así la bajada del octavo mes del año. No obstante, el indicador se mantiene por debajo del año pasado (en septiembre de 2020 se quedó en el -0,415%), lo que permitirá una ligera rebaja de las cuotas de las hipotecas a tipo variable (y referenciadas a este indicador) cuyas condiciones sean revisadas próximamente.

En concreto, para un préstamo hipotecario medio, de unos 120.000 euros de importe a devolver en 20 años y con un tipo de interés de euríbor + 1%, el ahorro será de unos 4 euros al mes y 48 euros al año. 

En los primeros días del mes, el indicador llegó a situarse en el -0,5% en tasa intradía, acercándose así a los mínimos históricos registrados a principios de 2021. Sin embargo, en las últimas sesiones de septiembre se ha ido acercando poco a poco al -0,4%. Este giro al alza del euríbor coincide con un informe interno del Banco Central Europeo (BCE) que se ha hecho público en las últimas semanas, y en el que la máxima autoridad monetaria y financiera en la eurozona sitúa la primera subida de los tipos de interés en 2025, año en el que prevé alcanzar el objetivo de inflación. Una fecha que supone un adelanto respecto al calendario que baraja el consenso de mercado. 

Pero, más allá de los movimientos puntuales al alza o a la baja que pueda tener el indicador, los expertos creen que el euríbor estará en terreno negativo durante varios años, e incluso podría permanecer por debajo del 0% una década. El motivo es que no se esperan cambios drásticos en política monetaria, al margen de que el BCE pueda subir tipos en el futuro para contener la escalada de la inflación. 

Conviene recordar que el indicador hipotecario lleva en negativo desde principios de 2016, gracias a las medidas que ha puesto en marcha el guardián del euro con el fin de impulsar la economía de la eurozona y los precios. 

Los tipos de interés en la zona de la moneda común se encuentran en los mínimos históricos del 0,0% desde hace prácticamente cinco años y medio, mientras que la tasa de depósito (que es el interés que cobra el BCE a los bancos por depositar su excedente de liquidez en las arcas del guardián del euro) sigue en terreno negativo. El organismo también está comprando deuda en el mercado, y anunció en julio un cambio en sus objetivos estratégicos para poder mantener una política acomodaticia incluso aunque la inflación supere los niveles que considera adecuados.

Hasta ahora, el BCE situaba la cota razonable de la subida de precios ligeramente por debajo del 2%, mientras que ahora ha situado su objetivo en un 2% flexible para evitar tener que subir los tipos de interés si sube la inflación más de lo deseado. Por tanto, habrá que esperar a ver cuánto suben los precios y durante cuánto tiempo para saber si habrá una subida del precio del dinero y, por ende, del euríbor.