Información sobre vivienda y economía

La política sí influye en la vivienda: las compraventas se han desplomado en los dos últimos periodos electorales

La inestabilidad política que vive España desde el pasado 20 de diciembre sí que ha influido en las operaciones de compraventas de viviendas. En los dos últimos periodos electorales, diciembre de 2015 y junio de 2016, las transmisiones registradas sufrieron las mayores ralentizaciones de los últimos meses. Los datos de enero y julio del INE lo confirman: a comienzos de año las ventas cayeron un 2,9% interanual, mientras que el último dato publicado confirma que en el periodo previo al 26-J las transacciones apenas crecieron un 1,1%.

Por lo general, la economía del país no está acusando la falta de la formación de un Gobierno de la nación. El crecimiento del PIB está siendo estable. En el segundo trimestre creció un 0,8%, una décima más de lo previsto mientras el consumo privado y la inversión han subido a lo largo de 2016.

Para el sector de la vivienda tampoco está siendo un mal año. Las compraventas han crecido un 14% en lo que va de año respecto al mismo periodo de 2015. Sin embargo, los dos periodos electorales vividos recientemente, tanto en las Elecciones Generales 20-D como en las del 26-J, si han tenido relación con una ralentización de las transacciones inmobiliarias sobe las casas.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), a partir del Colegio de Registradores de la Propiedad, confirman que en los meses previos a ambas elecciones las ventas cayeron o se frenaron respecto a otros periodos.

Para explicarlo bien hay que tener en cuenta que los datos de un mes aportados por los Registradores hablan, en realidad, de las compraventas realizadas durante los dos meses anteriores.

Es decir, que el dato de enero de 2016, cuando las compraventas cayeron un -2,9% hablan de las operaciones realizadas entre noviembre y diciembre de 2015, en pleno periodo electoral.

El 18 de noviembre se publicó en el BOE la lista de candidatos a las elecciones del 20-D, mientras el 4 de diciembre comenzó la campaña electoral de unas elecciones que se celebraron el 20 de diciembre.

El dato de julio publicado hoy por el INE confirma esa ‘influencia’ de unas elecciones cercanas en el ánimo de los compradores. En el séptimo mes del año, que se refiere a las operaciones entre mayo y junio, se registraron 33.084 compraventas, apenas un 1,1% interanual más y hasta un 10,2% menos que los datos de junio 2016.

En las últimas Elecciones Generales del 26-J, el BOE publicó la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones el 3 de mayo, mientras el 10 de junio arrancó la campaña electoral.

También hay que aclarar que durante el pasado mes de julio se suspendió la inscripción de algunas hipotecas en el marco de la jurisprudencia de la sentencia 364/2016 de junio de 2016 del Tribunal Supremo sobre el carácter abusivo de algunas cláusulas sobre el tipo de interés de demora. "Estas transmisiones se inscribirán en los Registros de la Propiedad en los próximos meses" ,afirman desde el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “la estadística pone de manifiesto que la incertidumbre generada por las elecciones supone un freno para las compraventas de viviendas. Tras meses de incrementos interanuales de dos dígitos, los datos de julio (referentes a operaciones cerradas entre mayo y junio de este año) suponen un alto en el camino de la normalización, de igual manera que sucedió en el mes de enero de 2016, con las elecciones generales de diciembre”.

“Tomando como referencia el anterior periodo electoral, es previsible que el número de compraventas vuelva a crecer con fuerza en los próximos meses”, concreta Encinar.