Información sobre vivienda y economía

La compraventa de viviendas repunta un 29% en abril y logra su mejor dato de los últimos tres años

Las transacciones de vivienda en abril se anotaron su mayor cifra en lo que va de año con 35.199 operaciones, un 29% interanual más, esta vez acompañado por un repunte tanto de las ventas de casas nuevas como usadas. Según el INE, este dato es el mayor registrado en los últimos tres años, desde febrero de 2013, mientras que el incremento es el más alto dado desde agosto de 2010.

Los datos de abril del Instituto Nacional de Estadística (INE), tomados de las propiedades inscritas en los Registros de la Propiedad, confirman el buen momento de las transmisiones de la propiedad. Por primera vez en los último 24 meses (2 años), las ventas de viviendas nuevas registraron datos positivos con un crecimiento interanual del 17,6% con 7.171 operaciones.

Mientras, las compraventas sobre las casas de segunda mano aumentaron un 32,3%, hasta las 28.028 transacciones, sumando 26 meses seguidos al alza.

En lo que va de año, las compraventas de viviendas han aumentado un 13,8% acumulado en los cuatro primeros meses de 2016, con las viviendas usadas tirando con una subida del 20,6% frente al descenso de las operaciones sobre casas nuevas del -6,6%.

Por comunidades autónomas, las mayores tasas de variación anual del número de compraventas de viviendas fueron Illes Balears (61,7%) y Galicia (51,6%). Por su parte, Canarias (2,0%) y País Vasco (12,0%) registran las tasas anuales más bajas en abril.

 Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “el crecimiento del 29% en el número de operaciones cerradas confirma el buen estado de salud del mercado inmobiliario y pone de manifiesto que tras la crisis el sector ha recuperado la normalidad. A pesar de lo espectacular del incremento interanual, las cifras de cierre de operaciones están aún muy lejos de las que se alcanzaron en los años más duros de la burbuja: en el mes de abril se vendieron un 58% menos viviendas de las que se compraron en el pico. Los bajos niveles de actividad sufridos en los últimos años explican que crecimientos tan importantes no resulten en absoluto alarmantes para la evolución futura del sector”.