Información sobre vivienda y economía

Berlín, París, Londres o Nueva York: así está la vivienda en el mundo

Autor: Redacción

Según las previsiones para 2019 de UBS, el mercado de la vivienda se enfriará en algunos de los grandes mercados. El volumen de transacciones empieza a decaer y los precios comienzan a reducir su crecimiento o bajar desde máximos. Grandes mercados como Hong Kong, Múnich, Ámsterdam o Londres siguen en riesgo de burbuja.

De hecho, Hong Kong sigue siendo la ciudad de los récords inmobiliarios y protagonista durante 2018. Si hace un año firmó el traspaso más caro de la historia de unos terrenos, ahora ha registrado el mayor importe por la venta de una plaza de garaje. La plaza, situada en el lujoso complejo residencial Ultima, ha sido adquirida por 760.000 dólares, lo que equivale a unos 645.000 euros.

La región administrativa especial de Hong Kong vive al margen del resto de China. Los salarios medios que se ganan en ciudades como Los Ángeles, Hong Kong o Sídney, que no son nada bajos, no son suficientes para comprarse una vivienda. El precio de la vivienda en Hong Kong cuesta 19,4 veces el salario medio anual bruto que ingresa un hogar en la ciudad china. el ranking de urbes donde es más complicado y caro adquirir una casa.

Aunque el resto de las ciudades del gigante asiático tampoco es que sean totalmente asequibles. Grandes urbes como Pekín o Shanghái sufren la presión de los precios y hasta el Gobierno ha tenido que intervenir para frenar los incrementos que pongan en riesgo el mercado inmobiliario chino, en su sempiterna burbuja inmobiliaria.

A la temida burbuja se une el problema de los millones de apartamentos vacíos en las grandes ciudades, que llegan a los 50 millones, un 22% del total. Otros países como Japón, también sufren un grave problema sistémico con las casas abandonadas.

El fracaso de limitar el precio de los alquileres en París y Berlín

Mientras en España no se para de hablar del mercado del alquiler, para algunos se hace necesario el control de los precios de los arrendamientos ante el alza que están viviendo, sobre todo, en las grandes ciudades. Políticos de distinto signo y ‘expertos’ del sector han ejemplificado los modelos de control de precios en ciudades de la talla de París y Berlín. idealista/news ha investigado la situación del alquiler en ambas metrópolis y sus conclusiones son que los topes que limitaban la subida del precio del alquiler no han funcionado.

En la capital gala la normativa ha sido derogada, mientras que en la capital germana la medida está en manos del Tribunal Constitucional por petición expresa de la Audiencia de Berlín, y está a la espera de que el organismo se pronuncie al respecto.

París empezó a intervenir el mercado en agosto de 2015 con la ley Alur’, una norma que impedía poner un piso en alquiler a un precio un 30% más barato o un 20% más caro. Ahora con el Gobierno de Manuel Macron se trabaja por retomar esta situación desde otra perspectiva inmobiliaria.

En Berlín, el intento por frenar el precio del alquiler no ha acabado de forma muy diferente. A día de hoy entre el 66% y el 95% de las ofertas de pisos de alquiler están por encima del máximo fijado por ley y la ley conocida como ‘freno a los alquileres’ está a la espera de una resolución por parte del Tribunal Constitucional federal.

Para combatir la escalada de precios del alquiler, la primera economía europea ha tomado medidas a lo largo del año. El Gobierno liderado por Angela Merkel anunció el pasado septiembre sus planes de vivienda que van a incluir construir un millón y medio de casas nuevas para aumentar la oferta de alquiler.

Entre las medidas que quiere adoptar para conseguirlo están conceder ayudas directas a la compra de viviendas, levantar más pisos sociales y aumentar la oferta de suelo disponible.

El Gobierno germano prevé destinar unos 5.000 millones de euros en construir unos 100.000 pisos sociales hasta 2021, y otros 2.700 millones para ayudar a las familias con al menos un hijo para la compra de su primera vivienda (la subvención sería de unos 1.200 euros anuales por hogar).

Londres y la incertidumbre del Brexit

El mercado de la vivienda en Reino Unido vive una situación de inestabilidad desde la votación del referéndum sobre el Brexit que se votó en junio de 2016. Desde entonces, lo que se ha visto en el sector residencial es una ralentización de los precios de las casas en Londres mientras que, en el resto de grandes ciudades del país, los incrementos se han disparado en los últimos dos años y medio.

Mientras el precio de la vivienda en Londres se está ralentizando por primera vez en una década, el resto del país vive un auge medio de los precios del 8% desde el Brexit. Pese a la incertidumbre que ha generado la salida del Reino Unido de la UE, la vivienda en grandes ciudades como Birmingham (14,6%), Edimburgo o Manchester (ambos con 14%) ha crecido desde junio de 2016, muy por encima de Londres (1,7%).

El Banco de Inglaterra ha dibujado un futuro negro para el mercado británico si finalmente no hay acuerdo sobre el Brexit. Según el gobernador del regulador financiero británico, Mark Carney, la falta de acuerdo podría hundir el precio de la vivienda en Reino Unido e incrementar el paro con fuerza, siempre en el peor de los casos.

El precio de la vivienda en Reino Unido podría desplomarse entre un 25% y un 35 y la tasa de desempleo podría incrementarse con fuerza hasta situarse en dos dígitos.

La vivienda en EEUU llega a su punto álgido

El sector inmobiliario en la mayor economía del mundo empieza a mostrar los primeros síntomas de desaceleración en los últimos trimestres. La inversión residencial ha crecido por debajo del 1% desde el arranque de 2018, las ventas de viviendas han caído durante los tres primeros trimestres y los precios se han moderado.

Sin embargos, los precios en las grandes ciudades tanto de la costa este, y sobre todo, en la costa oeste siguen altos. El 81% de las viviendas situadas en el área metropolitana de San Francisco cuestan más de un millón de dólares, unos 885.890 euros al cambio actual. Según un informe de Trulia, solo el 3,6% de los hogares en EEUU supera las seis cifras. El potencial de las empresas tecnológicas situadas en Silicon Valley influye directamente sobre el mercado inmobiliario cercano, con San José y Oakland acompañando a la Ciudad de la Bahía.

En Los Ángeles se ven precios de escándalo. Dos mansiones de Bel-Air compiten por ser la más cara vendida en la historia de EEUU. A la mansión apodada Billonaire, propiedad del empresario de bolsos de lujo Bruce Makowsky, que se vende desde hace un año se une la de su vecino, el cirujano plástico Raj Kanodia, que pone su mansión en venta casi por el mismo precio: 188 millones y 180 millones, respectivamente.

El mercado angelino volvió a romper las calculadoras en septiembre cuando salió al mercado un terreno de 63,5 hectáreas en el exclusivo barrio de Beverly Hills por la friolera de 1 billón de dólares americanos, algo menos de 1.000 millones de euros.