Información sobre vivienda y economía
el problema de los productos vinculados es la letra pequeña

Claves para evitar los productos vinculados

Autor: eva llorca - iahorro

Artículo escrito por Eva llorca, experta de
Iahorro.com

Los productos vinculados son uno de los aspectos que más molestan a los usuarios de banca, al contrario de lo que representan para las propias entidades: rentabilidad. La entidad puede conseguir diversificar su riesgo entre diferentes productos y vender, de manera más sencilla, productos a clientes que ya conoce

Con los productos vinculados también deben de lidiar los empleados de banca, a los que les hacen llegan de manera regular una serie de productos que son el objetivo de venta de la propia entidad. De su buena comercialización, dependerá su propio salario

¿Podemos esquivarlos?

Así nos encontramos que, cuando entramos en una oficina de banco a solicitar una hipoteca, si conseguimos que nos la concedan, tendremos que salir con un seguro, un depósito y hasta un plan de pensiones debajo del brazo

El cliente se encuentra en una clara desventaja frente a la entidad. Los productos vinculados están más presentes en productos con rentabilidad jugosa y, sobre todo, en productos de financiación a los que el ahorrador medio le cuesta alcanzar: como las hipotecas. Si un cliente quiere contratar una hipoteca con buenas condiciones, tendrá que asumir el contrato de una lista de productos vinculados

La asociación de usuarios de bancos, cajas y seguros (adicae) no es la primera vez que denuncia la comercialización de productos tóxicos para el cliente, vinculados a las hipotecas, y el desequilibrio existente entre cliente y banco

El problema de los productos vinculados es “la letra pequeña”. Cuando contratamos una hipoteca nos ofrecen productos cuyos contratos son difíciles de entender y en donde podemos encontrar cláusulas que escondan comisiones abusivas, costes e, incluso, un riesgo para nuestro patrimonio si se trata de productos de inversión “tóxicos”

La vinculación con una misma entidad puede ser positiva, siempre y cuando las condiciones de los productos que nos ofrecen nos interesan y nos resultan interesantes para nuestro bolsillo. Si llevamos mucho tiempo trabajando con una entidad financiera con la que estamos a gusto, ¿por qué no seguir con ella? pero no tenemos por qué admitir productos cuyas condiciones no sean rentables o sus comisiones demasiado altas

Por eso, antes de suscribir cualquier contrato, es importante comparar diferentes ofertas, analizar condiciones y características, saber cuál serán sus gastos asociados o la rentabilidad que percibiremos. Por último, hablar con la entidad acerca de las condiciones del producto y preguntar todo aquello que no se entienda o no se tenga claro

La vinculación con una entidad puede ser una estrategia para conseguir mejores condiciones en otros productos, pero nunca a costa de perder seguridad o rentabilidad en nuestros ahorros

Iahorro.com comparador de cuentas y depósitos rentables

Artículo visto en
(iahorro)
Ver más noticias de: 
productos vinculadosEconomía
Publicidad

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail