Información sobre vivienda y economía

Compartir coche con bla bla car o uber, ¿Un fenómeno contra la crisis o un negocio ilegal?

Autor: Redacción

El ministerio de fomento anunció ayer que podrá multar con hasta 600 euros a los usuarios de servicios de ‘car sharing’ como 'bla bla car' o la aplicación 'uber'. Para las empresas que facilitan estos servicios será aún peor: hasta 6.000 euros en el caso de la primera multa, y 18.000 euros si se repite la infracción. La presión de los ‘lobbies’ del transporte, que en el caso de los taxistas se ha traducido en una huelga en Madrid, ha empujado al gobierno a tomar esta impopular medida que ha convertido un fenómeno para mitigar los estragos de la crisis en un negocio ilegal

La reacción de empresas como 'bla bla car' no se ha hecho esperar, y aseguran en un comunicado que son una red social que se dedica a "compartir los gastos de un viaje" entre viajeros sin ánimo de lucro, no de un negocio en el que existe "una retribución económica". La amenaza del gobierno además parece algo ridícula sobre todo después de que la empresa de origen francés firmara en 2011 un acuerdo con el ministerio de industria español para fomenar las buenas prácticas del coche compartido, por colaborar en la reducción del co2 y la eficiencia energética, y de haber sido galardonada con el premio nacional de innovación en marketing o el eaward a la mejor web, ambas en 2014

De este modo, parece que el ejecutivo no se da cuenta de que quedaron atrás los años dorados en los que comprábamos todo lo que necesitáramos, aunque fuera para momentos puntuales o un único uso. Aquella locura consumista previa a la crisis nos ha hecho acumular en el trastero esa bicicleta estática de la que nos cansamos al mes, la tienda de camping que solo usamos dos días o el equipo completo de herramientas de profesional que utilizamos para colgar un cuadro

La crisis nos ha dejado sin la alegría consumista y nos ha abierto la puerta a un nuevo fenómeno social, compartir. Una tendencia cada vez más habitual para servicios de transporte, clases de idiomas, alquiler de material deportivo o material de bricolaje y que en España estamos dispuestos a hacer la mitad de los consumidores. En concreto un 53%, según la encuesta realizada por el analista nielsen holdings

El informe “compartir en sociedad” de la multinacional revela que la mitad de los españoles estamos dispuestos a compartir bienes y servicios –entre ellos casa, coche o electrodomésticos en formato de economía compartida-, por encima de la media europea del 44%

De entre estos servicios, los más habituales son, precisamente, los de ‘car  sharing’ –compartir gastos y peajes en el coche a través de uber o bla bla car, por ejemplo–, pero también hay páginas especializadas en unir gente que quiere ahorrarse un dinero en sus clases de cocina o golf, por ejemplo, otras en las que la gente te hace una cena en su casa como alternativa a un restaurante, otras que se han especializado en alquilar ropa de marca para eventos, o en alquilarte el sofa de su casa para presupuestos vacacionales muy ajustados

“es un fiel reflejo de la situación financiera que atraviesan muchos ciudadanos o, visto de otro modo, de cómo la crisis ha acentuado la solidaridad o la superviviencia hasta cotas insospechadas”, según detalla el informe, que revela que en los países en donde la crisis financiera ha impactado con mayor virulencia existe mayor predisposición a compartir o alquilar servicios y bienes. De este modo, el 61% de los griegos se muestra proclive a compartir, por delante de los portugueses, con el 60%, en un listado encabezado por los eslovenos, con el 71%

En el lado opuesto se encuentran británicos y franceses, con apenas un 29% de los ciudadanos dispuestos a compartir, seguidos por holandeses (24%), finlandeses (23%) o belgas (25%)

Las lecciones de inglés (29%), las herramientas de bricolaje (23%), dispositivos electrónicos (19%), la bicicleta (18%) o el coche (17%), son los principales bienes/servicios que compartiríamos los españoles para ganar un dinerillo, seguidos de cerca por el material de camping (16%), la casa (15%) o el equipamiento deportivo (14%), según el informe, realizado con la participación de cerca de 30.000 consumidores de 60 países