Información sobre vivienda y economía

¿Qué es el ‘exit tax’ y por qué es un impuesto temido por los emprendedores?

Autor: Redacción

El mundo emprendedor se ha puesto en pie de guerra por una de las novedades que ha traído la reforma fiscal. Desde el 1 de enero está en vigor un impuesto conocido como ‘exit tax’ que tiene como misión hacer que tributen los contribuyentes que tengan acciones o participaciones en empresas y decidan marcharse de España de forma definitiva.

El Gobierno ha justificado la medida asegurando que, de esta forma, nos equiparamos a superpotencias como Estados Unidos, Japón o Rusia. Sin embargo, los expertos insisten en que sus efectos pueden ser contraproducentes.

Según explica el portal basepyme.es, para Martín Varsavsky o Iñaki Arrola (fundadores de Jazztel y Vitamina K, respectivamente) con el ‘exit tax’ España se despide de la Liga de Campeones de los países que apoyan el emprendimiento y fomentan la apuesta por la innovación como vía de adaptación al nuevo mundo que está por llegar. 

Desde el entorno jurídico, en cambio, se insiste en que la medida puede desincentivar la vuelta al mercado doméstico de negocios españoles que están fuera, así como la llegada de nuevas inversiones extranjeras.

¿Y qué razones tienen para pensar esto? Sencillamente, que el exit tax obliga a todos los contribuyentes con participaciones o acciones de las empresas a tributar por las plusvalías latentes (es decir, son futuras y ficticias) aunque no las hayan hecho efectivas. Al ser éstas consideradas rentas del ahorro, están sujetas a un tipo del 24%

Dicho de otro modo, deben rendir cuentas con Hacienda a pesar de que, en el futuro, las plusvalías que consigan no sean las mismas que marca la hipótesis actual. Sin embargo, en ese caso concreto, el fisco se compromete a devolver aquel dinero cobrado de más y a pagar los intereses correspondientes.

Condiciones: inversión mínima y traslado definitivo

Ahora bien, este nuevo impuesto no afecta a todos los tenedores de participaciones empresariales. Solo se aplicará a aquellos que tengan un 25% de un negocio que valga más de un millón de euros o a quienes tengan acciones o participaciones valoradas en más de 4 millones de euros (sea cual sea el porcentaje que represente sobre el total de la empresa).

Además, el Gobierno ha añadido otra condición. Como insiste basepyme.es, debe haber sido contribuyente en España al menos durante la última década y su cambio de residencia tiene que ser definitivo, no temporal. 

Por tanto, penalizará al inversor que se vaya a otro país y mantenga su participación en empresas. Una lectura que, según muchos emprendedores de éxito, puede provocar la huida de dinero extranjero, ya que la nueva norma penaliza el movimiento a otros mercados.