Información sobre vivienda y economía

¿Cómo impulsarán las multinacionales japonesas la economía? Subiendo el sueldo a todos sus empleados

Autor: Redacción

Empresas como Toyota, Panasonic, Nissan, Honda, Mitsubishi o Toshiba están ultimando las negociaciones para aplicar a sus respectivas plantillas la mayor subida de sueldo en diez años. El Gobierno nipón confía en que la medida fomente el consumo doméstico, uno de los pilares de la economía del país.

Los gigantes empresariales japoneses lo han anunciado en las conocidas negociaciones salariales de primavera, el momento del año en el que se sientan con los sindicatos para acordar cómo serán los sueldos en el siguiente ejercicio fiscal y que, en el caso de Japón, arranca en abril.

Las mejoras más cuantiosas las aplicará el sector automovilístico, seguido de las tecnológicas. Así, Toyota (líder mundial en la fabricación de coches), se ha comprometido a aplicar la mayor subida de sueldos desde 2001. En concreto, incrementará el salario base de su plantilla en 4.000 yenes (31 euros).

Nissan, por su parte, ha anunciado un alza de unos 5.000 yenes mensuales (39 euros), el más significativo desde 2004, mientras que Honda incrementará los salarios en unos 3.400 yenes (unos 26,5 euros).

Según publica la agencia Efe, los trabajadores del sector tecnológico y de maquinaria eléctrica también verán mejoras. Compañías como Hitachi, Panasonic, Toshiba, Mitsubishi y Fujifilm proponen aumentos de 3.000 yenes mensuales (23,4 euros/23,6 dólares), los mayores en lo que va de siglo.

Pero, ¿A qué responde esta política de aumentar las retribuciones? La respuesta está en la mejora de la cuenta de resultados registrada por estas empresas en el último año (han tenido más beneficios) y en los mensajes que han lanzado Gobierno y Banco de Japón a las multinacionales pidiéndoles medidas para impulsar la economía.

Impulso al consumo y a la economía

La estrategia de la subida generalizada de sueldos es clave para que funcione el famoso programa Abenomics; esto es, el plan económico destinado a reactivar la actividad y dejar atrás el ciclo deflacionista que sufre el país desde hace veinte años.

El Gobierno del país, de hecho, confía en que la medida anime el consumo doméstico, uno de los pilares de la tercera potencia mundial, después de la fuerte subida de impuestos sobre el consumo que aplicó hace ya un año.

Por su parte, el Banco de Japón espera que la subida salarial aplicada por las grandes empresas cale en el sector minorista y en las pymes, precisamente los que más han sufrido con los tributos al consumo.