Información sobre vivienda y economía

El desierto con edificios fantasma: así es una ciudad abandonada en medio de la nada

Messy Nessy Chic
Messy Nessy Chic
Autor: Redacción

Aquí no hay árboles, ni coches, ni paradas de autobús, ni parques ni gente. Sólo torres de edificios. En un paisaje desértico sólo se ven torres de edificios abandonados, a medio terminar, sin nada más. Este proyecto está a 50 km de la capital de Irán, Teherán, y se llama Mehra Mer.

Durante muchos años ha estado bajo construcción, pero nunca ha visto su fin, por el momento. Es un escenario que recuerda a las películas de zombis o de utopías modernistas en medio de un desierto.

En 2014 un reportaje de The Guardian señalaba que estas torres fantasmas formaban parte de un proyecto promovido por el presidente Mahmoud Ahmoud Ahmadinejad. Las fotografías satélite de 2019 muestran que no ha habido apenas avances. Todavía no hay coches, ni gente ni rastro de vida humana.

El objetivo de este proyecto era levantar un barrio equipado con transporte público, hospitales, escuelas e incluso parques en este paisaje árido. Pero lo que no se tuvo en cuenta es el acceso de todas las viviendas al agua potable, luz, calefacción o alcantarillado. A esto se sumaron las dificultades económicas.

"En los últimos años, se construyeron decenas de residenciales de viviendas en todo Irán", dice el fotógrafo Manolo Espaliú a Messy Nessy Chic, quien ha documentado el proyecto de construcción de viviendas Maskan-e Mehr en Irán. “Se inyectaron miles de millones a la economía para construir 17 nuevas ciudades y aproximadamente 1,5 millones de viviendas. "Uno de los principales objetivos de la construcción de las comunidades de Maskan-e Mehr fue revertir la migración a las ciudades más grandes, donde el nivel de vida se está deteriorando debido al tráfico, la contaminación y los altos alquileres".

Las torres se han construido a prueba de terremotos e inicialmente estaba destinadas a albergar a los más desfavorecidos. Sin embargo, con el empeoramiento de la economía, sólo pueden acceder los ciudadanos de clase media.

El sistema Maskan-e Mehr ofreció a los promotores suelos públicos gratuitos para construir viviendas asequibles. Debido a que la mayoría de los ciudadanos tienen dificultades para obtener hipotecass, los propietarios de viviendas que se inscribieron obtuvieron hipotecas a 99 años garantizadas por el Estado. Los bancos actuaron como intermediarios entre los promotores y el Gobierno, y el banco central recibió instrucciones de imprimir más dinero para pagar el plan. El esquema de vivienda de Maskan-e Mehr finalmente resultó en uno de los mayores obstáculos para la recuperación económica de Irán.