Información sobre vivienda y economía

Que apriete pero no ahogue

Autor: equipo

Actualmente para muchos particulares pagar puntualmente las nuevas cuotas hipotecarias, tras las recientes subidas de los tipos de interés, es complicado y puede romper el presupuesto familiar. Los problemas de pago se resuelven ampliando el plazo o la carencia. La primera se trata de negociar el alargamiento del plazo de la hipoteca, que dependerá del plazo original (si es a 40 años hay poco margen), de la edad del particular o del tiempo transcurrido desde que se firmó la hipoteca. La segunda alternativa es negociar que durante uno o dos años no se amortice capital y únicamente se paguen intereses (carencia). En caso de que ninguna de estas dos opciones fuese posible queda la refinanciación total: agrupar las deudas bajo una hipoteca más amplia y duradera

Artículo visto en
(El País)
Publicidad

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail