Información sobre vivienda y economía

Pros y contras de comprar un piso ‘a reformar’

Autor: Redacción

Es difícil encontrar una vivienda de segunda mano lista para entrar a vivir sin hacer una reforma, por pequeña que sea. Así que, puestos a tirar de piqueta y ladrillo, ¿Por qué no invertir en una casa ‘para tirarla’ y ponerla a nuestro gusto?

Comprar un piso de segunda mano y reformarlo es una alternativa que está ganando cada vez más adeptos frente a la obra nueva. Estos son los pros y los contras de apostar por una casa ‘a reformar’

A favor

El precio: siempre es más bajo si el piso necesita reformas. Sin embargo, ten en cuenta que luego habrá que sumarle lo que cuesten las obras

Un hogar a tu gusto: en una reforma se puede empezar de cero y decidir la distribución, los materiales y hasta algunas aberturas al exterior

Materiales e instalaciones sostenibles: las obras son un buen momento para  introducir criterios de sostenibilidad en materiales e instalaciones que ayuden a ahorrar agua y electricidad. La casa será más amable con el medio ambiente pero también más económica

Subvenciones: en muchos casos, las reformas de viviendas o edificios cuentan con ayudas públicas

Impuestos: probablemente los impuestos para comprar un piso de segunda mano sean más bajos que para una vivienda nueva, ya que se calculan sobre el valor del inmueble y no sobre valor de escritura

En contra

Quebradero de cabeza: cualquier obra es una lata. Antes de cerrar una operación de compraventa de un piso para reformar, es conveniente buscar asesoramiento para saber las posibilidades reales de la vivienda y evitar sorpresas

Coste de la reforma: antes de decantarnos por una casa ‘a reformar’ es importante consultar a varios profesionales sobre el coste de la obra o pagaremos más de lo planeado

Permisos y tasas: para hacer reformas estructurales hay que pedir permisos a la comunidad de propietarios y al ayuntamiento o a la administración competente. Esto implicará pagar unas tasas para poder realizar las obras

Normativa vigente: hay que tener en cuenta que, hoy en día, cualquier vivienda en venta o alquiler debe tener el certificado energético