Información sobre vivienda y economía

¿Están preparados los edificios españoles para aguantar un terremoto?

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Un terremoto de magnitud 5,2 grados en la escala Richter y con epicentro en la localidad manchega de Ossa de Montiel sembró ayer el pánico en media España. Aunque el temblor no produjo heridos ni daños materiales de consideración, consiguió despertar la preocupación entre la población, temerosa de que pudiese suceder otra desgracia como la de Lorca en 2011, que dejó 9 muertos y 324 heridos, además de millones de euros en daños.

La pregunta que se hacía todo el mundo en la tarde de ayer era: ¿Están preparados los edificios españoles para aguantar un terremoto? Pues depende. La Normativa de Construcción Sismoterrestre, la  NCSE-02, apunta una serie de reglas de diseño y construcción que tienen como objetivo dotar a los inmuebles de propiedades sismorresistentes acordes con los niveles de intensidad que pueden afectar a la zona en la que se ubican. 

La normativa incluye un mapa de peligrosidad sísmica que, expresado en términos de aceleración sísmica básica, define el nivel de intensidad de las sacudidas sísmicas que pueden afectar a cada área. La NCSE-02 es de obligatoria aplicación en Huelva, Málaga, Granada, Almería, Murcia, Alicante y pequeñas zonas de los Pirineos

 

Además, también se obliga a su cumplimiento en edificios cuya destrucción por el terremoto, pueda interrumpir un servicio imprescindible o dar lugar a efectos catastróficos. En este grupo se incluyen hospitales, instalaciones de comunicaciones, cuarteles de bomberos, policía y fuerzas armadas o las redes de agua, gas y combustibles.

Según ha repetido el Colegio de Arquitectos de Madrid en varias ocasiones, la actual normativa sísmica española es “muy estricta”. Aseguran que “si se construye siguiendo fielmente la normativa, las casas aguantan mucho más de lo previsto porque, a la hora de realizar los cálculos, los arquitectos aplicamos unos coeficientes altísimos para que resistan mucho más”.

Sin embargo, el ingeniero alemán Lutz Hermanns, investigador del Centro de Modelado en Ingeniería Mecánica (CEMIM), denunció que en España no se ha cumplido la normativa antisísmica en construcciones recientes durante su participación en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Se prevé que la Normativa de Construcción Sismoterrestre NCSE-02 sea sustituida por el más exhaustivo Eurocódigo 8, una norma europea redactada por el Comité Europeo de Normalización (CEN) que pretende unificar los criterios a lo largo y ancho del continente. 

Hermanns afirma que, mientras países como Irlanda o Alemania ya han adoptado el Eurocódigo, España sigue rigiéndose por su propia normativa y denuncia que “si uno mira lo que se ha construido desde hace cinco años y coge la normativa vigente se da cuenta de que muchas cosas no se cumplen, y no pasa nada”.