Información sobre vivienda y economía

Pisos turísticos en Barcelona: ocho consejos para que la ilegalidad no estropee tus vacaciones

Toa Heftiba
Toa Heftiba
Autor: Redacción

Barcelona dispone de un parque de alojamientos turísticos extenso y legal, pero en la ciudad todavía existe también una oferta ilegal de estos servicios que resulta perjudicial para los arrendadores y para la ciudad. El Ayuntamiento de la ciudad ha elaborado una guía para conocer cuáles son las normas que debe cumplir un piso de estas características en la capital catalana.

Una vivienda de uso turístico es un alojamiento cedido por los propietarios a arrendatarios esporádicos, de forma directa o indirecta, a través de agencias, a cambio de una contraprestación económica para una estancia igual o inferior a 31 días.

Para que un piso turístico sea legal, los propietarios de las viviendas deben comunicar expresamente al Ayuntamiento su intención de ejercer tal actividad y la Administración debe conceder una licencia que acredite el cumplimiento de los requisitos establecidos por la ley.

Asimismo, el domicilio debe disponer de cédula de habitabilidad y no pueden alojarse más personas de las que esta establece. En lo que se refiere al interior del piso, debe estar en perfecto estado de higiene, amueblado y contener todos los elementos necesarios para su ocupación.

 

  • Obligaciones del propietario de una vivienda de uso turístico hacia la comunidad de vecinos

El propietario, directamente, o la agencia que gestiona la vivienda como negocio turístico, debe facilitar a los inquilinos y a los vecinos el teléfono para atender o resolver de manera inmediata las consultas o incidencias relativas a la actividad del piso. También debe garantizar un servicio de asistencia o mantenimiento para cualquier incidencia.

Eva Mur, Directora de los Servicios de Inspección del Departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona, menciona que el propietario también tiene “la obligación de dar un número de teléfono a los vecinos a través del cual estará disponible las 24 horas del día”, así como añadir el mismo número en la solicitud de licencia.

 

  • Cómo saber si nos alojamos en un piso turístico ilegal

Se puede comprobar si un domicilio dispone de licencia municipal i que la dirección de esta corresponde con la del apartamento a través de la web del Ayuntamiento de Barcelona. Si la dirección no aparece, la web ofrece diversas formas de presentar una queja,  como enviarla directamente a través de la página o llamar al 010.

Para los inquilinos hay indicios de una posible ilegalidad si al inicio de la estancia se les aconseja no abrir la puerta a inspectores del Ayuntamiento, por ejemplo.

 

  • Trámites a seguir para el cese de la actividad de un piso turístico

El proceso administrativo habitual para clausurar la actividad de una vivienda de uso turístico ilegal puede durar hasta 12 meses, desde el inicio hasta archivar el expediente. Se trata de un período largo, dado que hay que cumplir con todas las garantías legales del proceso administrativo disciplinario.

Es necesario presentar la queja para iniciar la inspección de la vivienda y verificar su uso, en el caso que no cumpla la normativa vigente se iniciarán los trámites de cierre. El Ayuntamiento deberá notificar la incidencia al propietario.

En este punto, el propietario dispone de 10 días para presentar alegaciones y demostrar que la actuación que se le imputa que no es cierta. Si las alegaciones han sido estimadas se archiva el caso, en caso contrario se emitirá la Orden de Cese mediante notificación al propietario, que podrá presentar de nuevo recursos, argumentando la falsedad de los hechos o que el proceso no se llevó a cabo siguiendo la normativa, en tal caso el expediente se archivará.

Si no hay recursos o estos no prosperan, se procederá a comprobar y verificar el cese de la actividad irregular. Si esta actividad no ha cesado, se emitirá la orden de precinto, en caso que el propietario se oponga el Ayuntamiento deberá obtener una orden judicial.

El Ayuntamiento de Barcelona tiene la función de abrir expedientes y velar para que el proceso tenga fundamentos suficientes y aporte pruebas para que el juzgado, en última instancia, pueda emitir una orden de cese de la actividad basándose en la Ley del Turismo de Cataluña 13/2002.

El número de precintos forzados ha seguido una tendencia decreciente desde mediados de 2016, momento en el que se inició lo que Eva Mur llama “plan de choque para la regulación de los alojamientos turísticos”. En la segunda mitad del año, se cerraron 116 viviendas, a lo largo de todo el año siguiente tan sólo fueron 81, 70 en 2018 y 34 en la primera mitad de 2019.

En el mismo período de tiempo más propietarios han cumplido las órdenes de cese, con lo cual no fue necesario precintar el inmueble. “La aparición de pisos ilegales siguió creciendo hasta 2018, a partir de entonces la tendencia se invirtió drásticamente”, explica Eva Mur, que lo justifica con la aplicación de los mecanismos sancionadores, “cuando los propietarios comenzaron a recibir sanciones y multas se lo pensaron más, ya que no era rentable”.

En la segunda mitad de 2016, 121 pisos cesaron la actividad turística ilegal siguiendo la orden, 1075 lo hicieron en 2017, 1596 en 2018 y 650 en los primeros seis meses de 2019. En el momento del inicio del plan de choque, las sanciones rondaban los 30.000 euros, actualmente oscilan entre los 60.000 y los 600.000, dependiendo de la reincidencia dentro de un año natural.

 

  • Qué puede pasar si reportamos un piso turístico ilegal mientras estamos alojados en él

El inquilino no sufrirá ninguna consecuencia en ningún caso, tanto si es quien ha reclamado como si el precinto llega por un expediente anterior. El procedimiento para precintar un piso turístico ilegal puede alargarse hasta varios meses.

En el caso que se lleve a cabo un precinto de un piso en el que se alojen turistas en ese momento, el Ayuntamiento los realojará sin ningún coste para ellos. Posteriormente, el consistorio cobrará esos gastos al propietario del piso sin licencia.

 

  • Cómo se solicita la licencia para un apartamento turístico

En lo que se refiere a los propietarios de los pisos que quieran pedir una licencia para un apartamento turístico, deben comunicar al Ayuntamiento su intención de ofrecer una HUT (Vivienda de Uso Turístico)

Las HUT son viviendas cedidas por su propietario, directa o indirectamente, a terceros y a cambio de una contraprestación económica, para una estancia temporal, en condiciones de inmediata disponibilidad y con las características establecidas por el Decreto 159/2012 del 20 de noviembre.

 

  • Requisitos del piso turístico

La vivienda debe cederse en su totalidad y debe cumplir las condiciones siguientes: Disponer de cédula de habitabilidad y satisfacer en todo momento las condiciones técnicas y de calidad exigibles a las viviendas en general.

No puede ser ocupada con más plazas de las especificadas en la cédula. Debe estar amueblado y dotado de los aparatos y elementos necesarios para su ocupación inmediata, y en perfecto estado de higiene.

Las viviendas de uso turístico requieren de la correspondiente comunicación previa al inicio de la actividad al ayuntamiento competente.

Actualmente, en la ciudad de Barcelona, el Plan Especial Urbanístico para la Ordenación de los establecimientos de Alojamiento Turístico, Albergues de Juventud, Residencias colectivas de Alojamiento Temporal y Vivienda de Uso Turístico (PEUAT) es la normativa aplicada.

Es necesario tener en cuenta que cualquier desarrollo de Actividad Económica (sea obligada o no de pago de impuesto sobre Actividades Económicas) debe ser declarada y dada de alta ante la Agencia Tributaria, a quien corresponderá determinar el epígrafe por el cual se debe dar de alta toda actividad que obtenga la licencia por el concepto de vivienda de uso turístico.

Una vez formalizada el alta ante la Agencia Tributaria también se deberá efectuar la autoliquidación del precio público de recogida de residuos, según los datos declarados en el alta de inicio de la actividad.

 

  • ¿Quién lo puede solicitar?

Los titulares de la licencia deberán ser los propietarios de la vivienda, tanto si son personas físicas como personas jurídicas. En el caso que sobre la propiedad se haya constituido un derecho real (usufructo) y siempre que en la escritura de constitución no se especifique lo contrario, el titular de la licencia será aquella poseedora de la propiedad. Dicho esto, podrá realizar la solicitud alguien debidamente autorizado en su nombre.

La solicitud de licencia se puede llevar a término en las Oficinas de Atención Ciudadana, previo pago de una tasa de 227 euros.

 

  • Colaboración ciudadana

Queda claro que es muy importante el compromiso y la colaboración de los visitantes en la ciudad para evitar que esta actividad sumergida y que fomenta un tipo de turismo poco responsable, económicamente insostenible e irrespetuoso con el entorno se imponga y arraigue en Barcelona.

Es recomendable comprobar antes de alquilar un piso turístico si este es legal o no, y rechazar su contratación si no tiene licencia, con el fin de luchar contra el fraude. Si eres vecino o vecina y este tipo de actividades te ha supuesto algún tipo de molestia, puedes contribuir a luchar contra este fenómeno y emitir una queja de manera sencilla. Gracias a la colaboración ciudadana los pisos sin licencia han pasado de 6000 a mediados de 2016 a 223 a finales de 2018.