Información sobre vivienda y economía

Trucos para tener ordenados los espacios más críticos de la casa: la entrada y el salón

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Si eres un profesional del orden, no tienes necesidad de que te expliquemos nada al respecto pero puede que seas un poco desastre, o sea, que lo intentes pero determinadas zonas de tu casa parezcan un zoco árabe. Y eso genera fricciones en la familia, por decirlo de forma suave.

Hoy te contamos cómo mantener ordenados, de forma muy sencilla, dos de las zonas más críticas de tu hogar: el vestíbulo de entrada y el salón. El primero es crítico porque al ser una zona de paso, puede ser un batiburrillo de cosas. Y el segundo lo es porque sin duda, es una de las habitaciones de la casa donde más tiempo pasamos. De ahí que el orden sea fundamental.

1. Vestíbulo de entrada

Es el espacio que te prepara para salir a la calle (o para volver) y que sirve de “tarjeta de presentación” de quién eres. No suele ser muy espacioso, por lo que hay que respetar ciertas reglas:

  • Da prioridad a lo que necesitéis para entrar o salir de casa: un lugar donde colgar las prendas de abrigo, guardar los paraguas secos, ubicar los bolsos, guardar las llaves, las gafas de sol, recoger la correspondencia, cambiarse los zapatos por zapatillas, etc. Hay que pensar en todo ello y analizar la realidad del espacio disponible. Y recuerda que la entrada no es el trastero”, explica Pía Nieto en su libro “Organizar tu casa”.
  • Decide si quieres que se vea todo o prefieres puertas: si está todo a la vista, deberás hacer un esfuerzo extra de diseño para estructurar bien el espacio.
  • Cada abrigo debe tener su percha o gancho: y si no caben más, no caben más.
  • Hazte con algún punto de apoyo: si tienes donde apoyar cosas, se facilita el orden.
  • Ganchos: pon ganchos para todo.
  • Bolsos: si tienes muchos, debes hacerte con un armario extra en el que te quepan cómodamente y así evites meterlos a presión en el de la entrada junto a la ropa de abrigo de todos. “Muchas veces, si hay niños, es prioritario que ellos estén bien organizados nada más entrar en casa”, aclara Nieto.
  • Paragüero: ten uno que quepa dentro del armario para que los meses de buen tiempo no esté a la vista.
  • El cochecito del bebé: si tu hall de entrada es pequeño, busca otra solución, “pues es mayor el desorden que provoca al resto de la familia que lo que ayuda”.
  • Cuida el diseño: dale un toque chic al vestíbulo con una buena lámpara, una obra de arte, lo que sea. Ilumina correctamente, revisa la pintura y mantén todo en orden.
  • Y al menos, un ratito a la semana, revisa el orden.

2. Salón 

No se trata de que parezca un salón de estos de exposición de muebles, que parezca que nadie viva allí. O sea, debe estar ordenado pero vivido, o si quieres, desordenadamente ordenado. Las tres partes claves del salón son las destinadas a sentarse, la de almacenar y la de apoyar. Si hay niños, un espacio para jugar. Ninguna de estas áreas claves debe estar ocupada por trastos.

  • Primer consejo: despeja todas las superficies. Mesa del centro, mesitas auxiliares, baúl… máximo tres elementos encima.
  • Trabaja las estanterías: “Quita todo y vuelve a colocarlo”.
  • Retira cestas y cestitas. Son difíciles de mantener. “Ten un cajón o caja de pandora para objetos pequeños”.
  • Mandos: o junto a la televisión, o en su portamandos.
  • Mantitas: no tengamos más de una en el sofá. Siempre bien dobladas.
  • No siempre se necesita una mesa de centro: si el salón es pequeño, conviene más disfrutar de sensación de espacio que ir dándote con los muebles. Es mejor tener una mesa auxiliar en un rincón.
  • Cuidado con que la mesa del comedor se convierta en el “punto limpio” donde se va dejando todo según se pasa por ahí. Debe estar siempre despejada y lista para usar.
  • Cristales del salón: intenta que se mantengan limpios.
  • Menos es más: sobre todo si la habitación es pequeña. Elimina cosas que no utilices, no compres si no necesitas. Menos cosas, menos que limpiar y mayor sensación de espacio.

Y con estos consejos simples y sencillos de llevar a cabo, verás que estas dos piezas básicas de la casa dan un aspecto inmejorable.