Información sobre vivienda y economía

Aire acondicionado: estos 10 errores pueden disparar tu factura de la luz

Freepik
Freepik
Autor: Redacción

Mantener la casa fresca en verano no es tarea fácil. Mucha gente considera que el aire acondicionado es la solución, pero su uso incorrecto puede hacer que la factura de la luz se dispare. Si utilizas el aire acondicionado todos los días durante un mes en verano, es probable que tu factura de la luz aumente unos 30 euros. Pero hay errores que puedes evitar para que tu factura de la luz no se dispare.

Hay varios errores que cometemos a diario sin darnos cuenta, pero por pequeños que parezcan, realmente tienen un impacto en el consumo de energía. Y por eso Selectra, empresa especializada en comparar tarifas de energía y telecomunicaciones, ha reunido los errores más comunes en el uso del aire acondicionado que podrían estar encareciendo la factura de la luz.

Elegir temperaturas demasiado bajas

¿Cuántas veces has llegado a casa con calor y lo primero que has hecho ha sido encender el aire acondicionado a la mínima temperatura? Por mucho que sea una idea atractiva, también supone un mayor esfuerzo del motor para alcanzar la temperatura elegida y, por tanto, un mayor consumo de energía. Para los sistemas de refrigeración, la temperatura recomendada debe estar entre 24ºC y 26ºC.

No limpiar los filtros regularmente

Si eres es una de esas personas que siempre está posponiendo la limpieza del aire acondicionado, debes saber que esto podría reflejarse en tus facturas. Esto se debe a que un filtro sucio perjudica la calidad de la ventilación y, a su vez, la eficiencia del equipo.

Falta de mantenimiento anual del aire acondicionado

¿Cuándo fue la última vez que llamaste a un técnico para que inspeccionara el estado del aire acondicionado? Si ya no puedes recordar ninguna fecha, puede que sea el momento de hacerlo. Es aconsejable optar por el mantenimiento preventivo del aparato, evitando posibles averías y averiguando si, efectivamente, está funcionando de forma eficiente.

Subestimar la importancia del termostato

Enfriar habitaciones vacías o ventiladas es un desperdicio de energía y es en este sentido que el termostato puede ser tu gran aliado, ya que actúa por compartimentos y puede así controlar la temperatura que deseas en cada habitación.

No usar el ventilador

Aunque acabes de comprar un aire acondicionado, no te despidas del ventilador. El funcionamiento simultáneo de los dos equipos puede ser muy eficaz, sobre todo en las zonas más grandes, ya que ayudará a alcanzar la temperatura deseada más rápidamente y, por lo tanto, a disminuir el consumo de energía del aire acondicionado.

Instalar el aire acondicionado en lugares con luz solar directa

A la hora de elegir un lugar para instalar el aire acondicionado, se tiende a optar por los rincones más escondidos de la casa, sin pensar en si estará o no expuesto a la luz solar directa. Sin embargo, esto debería ser una preocupación fundamental, ya que si se expone en lugares más cálidos, se necesitará más energía para enfriar el espacio.

Utilizar el horno o la secadora en días muy calurosos

En este caso, la lógica es la misma: el uso de estos aparatos, da lugar a una circulación de aire caliente, que requiere un mayor esfuerzo del aparato para contrarrestar las temperaturas. Puede parecer un gesto inofensivo, pero puede marcar la diferencia en tu factura a final de mes.

No prestar atención a las rejillas de ventilación de la casa

Para mantener la temperatura constante en el interior de un espacio, es necesario que no haya entradas ni salidas de aire. Asegúrate de que tienes todas las ventanas cerradas y que no hay aberturas que afecten al buen funcionamiento energético del aire acondicionado.

Ignorar el modo de deshumidificación

Aunque estemos en verano, siempre hay días en los que la humedad se siente con cierta intensidad. Prueba a encender primero este modo en lugar del de refrigeración y comprueba cuál es realmente el origen de su malestar.

Comprar un modelo de baja eficiencia energética

La compra e instalación de un aire acondicionado es una gran inversión y, por tanto, pueden surgir algunas dudas sobre si la elección que estás haciendo es la correcta. Hay varios factores que influyen en esta decisión, pero hay uno que consideramos esencial: elegir un modelo con alta eficiencia energética. Puede que no sea siempre la opción más barata, pero a la larga se reflejará en un mayor ahorro en tu cartera.