Información sobre vivienda y economía

Entramos en el primer museo Alien de Barcelona: así fue nuestra experiencia

Visitamos el museo Alien de Barcelona y su fundador, Luis Escribano nos cuenta los detalles de esta exposición inmersiva que permite vivir diferentes escenas de la saga de estas películas de ciencia ficción.

Autores: @Lucía Martín (colaborador de idealista news), @luis manzano

Piensa en la película que más miedo te haya dado, ¿cuál fue? ¿Psicosis? ¿Viernes 13? ¿El Exorcista? A Luis Escribano la que más miedo le dio fue Alien, el 8 pasajero, de Ridley Scot. La cinta, que se llevó un Oscar a los mejores efectos visuales, se estrenó a finales de 1979. Escribano reconoce que la ha visto más de cien veces: por afición y por acompañar a todo aquél que le dice que nunca la ha visto. ¿Por qué Alien? “Desde pequeño era fan de ciencia ficción, pero me llamó mucho la atención Alien. Es una película que me marcó, pasé bastante miedo cuando la vi de pequeño y que me llamaron la atención los decorados de la nave, el monstruo….”

Los muchos visionados del film le han permitido recrear de forma fidedigna el que es el único Museo Alien de España. Localizado en Barcelona, lo cierto es que Escribano nunca tuvo intención de que fuese un museo como tal, pero fue contando su gesta a través de redes sociales y el interés que generó en el público le llevó a continuar con el proyecto. Y cuando decimos gesta no exageramos: el museo le ha supuesto todo el tiempo libre durante 4 años, todo hecho a mano por él mismo y ayudado en ocasiones por amigos.

¿Cómo surge esta idea? “En mi casa tenía una colección bastante grande de piezas, me quedaba sin espacio y tenía que buscar un espacio alternativo donde poder exponer bien. Entonces decidí comprar este local y hacer la exposición de forma inmersiva, recreando los escenarios”, explica. Y continúa: “Cuando empecé no tenía la idea de hacer una exposición, sino que fuera un espacio para mí, para desconectar y disfrutar del hobby. Lo que pasa es que cuando empecé a montarlo ya tenía bastantes seguidores en redes y me preguntaban si se podía visitar”.

El espacio no es muy grande, unos 70 m2, dividido en cuatro escenas: la grabación de este vídeo tiene lugar en una de ellas: “Pero hay más que te permiten ir avanzando en la saga y descubrir cosas de otras películas”. Le cuesta cuantificar cuántas piezas hay en el espacio: intuye que unas 200 relacionadas con la saga y aparte, los decorados.

Todo, como dijimos antes, hecho con sus manitas: “He trabajado toda la vida en talleres de automóvil y he manejado muchas herramientas. Entonces eso y la habilidad de las herramientas me ha ayudado”, explica. Lo que vemos está hecho con madera, hierro, acero, paneles tapizados en piel… “Hay muchos elementos de PVC y luego hay muchas cosas recicladas, muchos aparatos antiguos, tubos, tuberías….”, explica. ¿Cuál es su pieza fetiche? “Una urna de la película Prometheus que conseguí que Ridley Scott me firmara”.

Escribano está actualmente montando la web del museo y se plantea ampliarlo: “Estamos estudiando la posibilidad de hacer una campaña para recaudar fondos y poderlo ampliar a un local más grande, mi sueño sería reconstruir más escenarios de la película”, finaliza. ¿Cuánto dinero se ha dejado aquí? Confiesa que casi prefiere no echar cuentas....

Y, la pregunta que seguramente se estará haciendo el lector, ¿da mal rollo este museo? La respuesta es sí: uno espera que el bicho salga a tu encuentro en cada giro de puerta así que estate atento si vas a visitarlo...