Información sobre vivienda y economía

¿Tenemos en Europa conocimientos financieros?

Autor: @javierpicazo

¿Sabemos qué es el Euribor, cómo se hace una declaración de la renta, qué supone que se deprecie una divisa o lo que es un depósito? Pues parece que poco. Al menos, el 32% de los europeos no. Carece, según una encuesta elaborada por la Asociación Europea de Asesores Financieros –EFPA-, de conocimientos en este tipo de temas y, lo más grave, “muestran poco interés en recibir información específica” sobre los productos

La encuesta, elaborada entre cerca de 1.300 asesores europeos con contacto directo y permanente con clientes, revela que la mitad de ellos acepta todas las recomendaciones y asignaciones de activos sin, ni siquiera, cuestionar las opciones

“Esta cifra refleja la necesidad existente de incrementar la formación financiera entre los ciudadanos continentales, que permita concienciar a la población de que las decisiones financieras que se tomen ahora pueden ayudar a resolver problemas futuros”, detalla la EFPA en un comunicado

Con estos datos intentan poner sobre la mesa la necesidad de facilitar la ayuda de asesores independiente, que cobran un papel protagonista ante la falta de conocimientos: “permiten explicar, mediante un lenguaje claro, los conceptos financieros necesarios para entender la operativa de ahorro e inversión”

Según la asociación, el 44% de los ahorradores europeos tienen entre 40 y 65 años, una edad clave para consumir vehículos de ahorro encaminados hacia la jubilación. Los europeos además muestran un perfil conservador (60%) y solo un 28% se decanta por rentabilidades de mayor riesgo

Sobradamente preparados

El 83% de los asesores también coincide en que los dos aspectos que más valoran los ahorradores son explicaciones claras y soluciones financieras a medida al ser “cruciales para fortalecer las relaciones entre asesor y cliente”.

Además, un 11% de los clientes no ve los conocimientos financieros como “un aspecto fundamental”, lo que deja en manos de las instituciones la necesidad de concienciar a la población para evitar casos como las preferentes o los desahucios, donde es obvio que la falta de conocimiento jugó un papel fundamental