Información sobre vivienda y economía

10 consejos prácticos para perder el miedo a hablar en público

Autor: @javierpicazo

Una de las habilidades que más suelen costar en un trabajo es la de hablar en público, ya sea en una sala llena de gente como en una pequeña reunión. Hay profesionales que nacen para ello pero lo normal es que provoque temor y mucho nerviosismo. Pero saber hablar en público y realizar presentaciones es una oportunidad única para posicionarte y destacar. Se trata de un “arte” en el que todo cuenta: elegir bien la vestimenta, conocer a la audiencia, anticipar las preguntas o ganar puntos con el discurso no verbal son vitales para brillar

Lo peor que se puede mostrar ante una audiencia es inseguridad, nerviosismo, falta de credibilidad o preparación. Según los expertos consultados por el portal business insider hay una serie de consejos para que todo salga perfecto:

1.- Conoce a tu audiencia: debes saber a quién te enfrentas. Es importante informarse bien de las personas que estarán en la sala para poder profundizar sobre conceptos importantes para ellos. Eso además hace que el discurso no parezca “enlatado” sino que lo has realizado de manera específica para los oyentes

2.- Practica en voz alta: si quieres saber cómo suenas y el contenido de lo que dices lo mejor es hacerlo en voz alta en la intimidad o ante un colega de trabajo con el que tengas confianza. Evita los tiempos de silencio y los clásicos ruidos previos a una frase como “eeeeehhh” o “hummm” ya que demuestran nerviosismo

3.- Vestirse para la ocasión: debe ser conforme a la audiencia que tengas delante para no crear barreras innecesarias. No obstante, por lo general, ir elegante genera credibilidad y seriedad

4.- Relacionarse antes de la presentación: si es posible conviene conocer a la gente más importante de los que estarán en la sala o en la reunión. Sirve para relajar tensiones y para construir alguna conexión

5.- Refuerza la credibilidad: Para eso no está demás decir al inicio de la charla quién eres y por qué te ha tocado a ti hablar del tema. Eso hará ver a la audiencia que estás preparado y eres una persona cualificada a la que merece la pena escuchar

6.- Presta atención a la comunicación no verbal: utiliza una buena postura, mira a las personas que te escuchan y recuerda que los gestos son los que dan vida a las palabras. Jugar con un boli o con el ratón del ordenador no ayuda en absoluto, todo lo contrario, ya que distrae

7.- Nunca te desacredites: hay ponentes que para ser graciosos acaban desacreditándose. Empezar con un “espero no aburriros mucho” o “ya se que os han obligado a estar aquí” son dos frases hechas que te restarán fuerza

8.- Cuenta historias, pon ejemplos: Es siempre muy efectivo. Si estás hablando de algo denso nada mejor que un toque que los muestren en la práctica. El stoytelling es una práctica muy habitual hoy en día. La gente recuerda los detalles y las historias, no los datos o las fechas explicativas

9.- Utilizar una presentación de ordenador: siempre ayudan ya que apoyan con imágenes o palabras clave tu discurso. Pero el gran error es el de trasladar tu presentación a un power-point, por ejemplo, ya que aburre, es imposible de leer y desacredita el discurso

10.- Anticípate a las preguntas: cuando estés preparando el discurso puedes ir pensando en cuáles son las preguntas que les pueden rondar por la cabeza a los asistentes. Si durante tu charla las vas sacando la audiencia se dará cuenta de lo preparado que vas