Información sobre vivienda y economía

Cuando EEUU vigile tu nevera: ¿Llegará el espionaje a nuestro hogar inteligente?

Creative commons
Creative commons
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

En pocos años, nuestra casa no solo será ese lugar que, tras un agotador día,  logra reconfortarnos desde el preciso momento en el que aposentamos nuestro trasero en el sofá. Nuestro domicilio del futuro será tan sumamente sabio que el termostato, la tostadora, la nevera, la lavadora, los ordenadores, el móvil o los coches estarán conectados a Internet. Tu casa ya no va a ser solamente un lugar acogedor, sino que va a mimarte de forma personalizada: hasta te avisará de que necesitas pasarte por el supermercado a recargar provisiones.    

La Internet de las cosas satisface a todos: a ti porque tu domicilio se convertirá en tu amigo más fiel; a las empresas tecnológicas como Apple, Google y Samsung, felices con las infinitas posibilidades de venta; y a las 'telecos', que se encargarán de conectarlo todo. Hay, además, otros interesados en la sombra que también pueden estar frotándose las manos: las agencias de espionaje

En 2013, supimos que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (la famosa NSA) había espiado datos de Microsoft, Facebook, Yahoo, Google, Skype o Youtube. Nunca nos hubiéramos enterado si un extécnico de la CIA, el ahora perseguido Edward Snowden, no hubiera decidido informar al mundo de todos los detalles de este escándalo. Y si todos nuestros dispositivos van a estar conectados a la Red de redes, ¿Se modernizarán también los espías para conseguir toda la información de nuestras casas?

En 2012, el por entonces director de la CIA, David Petraeus, se mostraba entusiasmado por la cantidad de información que la Internet de las cosas proporcionaría sobre nuestras rutinarias vidas."Los elementos de interés estarán localizados, identificados, monitorizados y controlados a través de tecnologías como la identificación por radiofrecuencia, las redes de sensores, los servidores más diminutos y los recolectores de energía". Petraeus ya dejó claro que nuestro hogar inteligente tiene un gran potencial para la agencia. 

Creative commons
Creative commons

foto: Jinx_HH |Licencia CC

 

Un reciente estudio del Pew Research Center recoge las opiniones de 1.606 expertos sobre la Internet de las cosas. Muchos muestran su profunda preocupación por los problemas de privacidad que puede conllevar que todo esté conectado. ¿Se convertirán nuestro coche o nuestra tostadora en potenciales fuentes de datos sobre nuestro comportamiento diario?

Peter R. Jacoby, profesor en la Universidad de San Diego, afirmaba en dicho informe que en 2025 ya habremos renunciado a toda nuestra privacidad. "La Internet de las cosas va a demandar - y se las daremos de buena gana - nuestras almas", señalaba. Andrew Chen, profesor en la Universidad de Minnesota, opina de forma similar: "El peligro será la pérdida de privacidad y una reducción de las personas a números: es el lado oscuro de estar cuantificado". 

El estudio también recoge puntos de vista menos alarmantes. David 'Doc' Searls, de la Universidad de Harvard, defiende que la información en la 'nube' puede ser tan personal y tan privada como nuestras actuales casas.

Por si las moscas,  más de uno está planteando la necesidad de nuevas leyes que protejan mejor la privacidad de nuestra inteligente tecnología. El hasta hace unos meses consejero delegado de Ford, Alan Mulally, ya ha pedido nuevas regulaciones para que estemos más protegidos. "Nuestras casas, los coches, todo va a estar en Internet. Todo va a estar conectado. ¿Cuáles son las pautas?" Se preguntaba este directivo.    

Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons

foto: Miguel Pires da Rosa | Licencia CC

 

Mulally no es el único que se preocupa por la seguridad. En un estudio publicado por Lightspeed GMI, la mayoría de los encuestados (de 11 países diferentes) cree muy probable que la Internet de las cosas llegue a nuestros hogares en los próximos años. Un 70% de los participantes indicaron además estar "muy preocupados" o "algo preocupados" por las posibles violaciones de sus datos. 

En 2015, según un estudio de la consultora Gartner, más de 4.900 millones de dispositivos estarán conectados gracias a la Internet de las cosas, un 30% más que en 2014. Estas cifras no pararán de crecer en los próximos años y cabe preguntarnos si, dentro de un tiempo, un nuevo Edward Snowden revelará que EE.UU. No solo pincha el teléfono de gobernantes como el de la canciller Angela Merkel, sino que además conoce todos los detalles de su vida doméstica.

Expertos en privacidad de todo el mundo (entre ellos directivos de Facebook, Microsoft o Google) también debatieron las consecuencias negativas de la Internet de las cosas en una reunión en la isla de Mauricio recientemente. Tras el encuentro, publicaron una declaración en la que afirman que los dispositivos conectados también pueden revelar detalles íntimos sobre las idas y venidas de sus propietarios a través de sus sensores.

Así que, cuando tu hogar por fin sea inteligente y disfrutes de las ventajas de su don para entender todos sus deseos, quizá tengas que plantearte también si alguien podría obtener información útil sabiendo si tu perspicaz congelador almacena más carne que pescado.