Información sobre vivienda y economía

Operación 'renove' de electrodomésticos en el Black Friday: las claves para comprar los más eficientes

Autor: Redacción

La fiebre del Black Friday está ya en sus máximos de temperatura. Serán muchos los que aprovechen para renovar sus electrodomésticos o para comprarlos por primera vez para su casa nueva.

Con la vista puesta en el cuidado del planeta y en los altos precios de la electricidad, lo cierto es que utilizar una u otra clase de aparatos es un factor clave si lo que se pretende es hacer un uso más responsable de la energía, así como ahorrar en su consumo y en la factura mensual. De la mano de la comercializadora de luz PODO, te ofrecemos a continuación cuatro buenos consejos para elegir electrodomésticos eficientes. Ten en cuenta que a veces los chollos no acaban siendo tan chollos si no elegimos bien.

1. Consultar la etiqueta energética y elegir las categorías más altas

Esta herramienta informativa te ayuda a conocer el grado de eficiencia energética del aparato. Informa fundamentalmente de su consumo de energía y agua, nivel de ruido, ciclo de vida y eficiencia principalmente.

Como muestra la imagen, la calificación de este etiquetado va desde la letra A +++ , la mayor eficiencia energética, con color verde oscuro, hasta la letra D, la peor eficiencia energética y de color rojo. Este etiquetado es obligatorio en lavadoras, secadoras, lavavajillas, frigoríficos y congeladores, hornos eléctricos y las fuentes de luz domésticas.

La clasificación estándar que se utiliza es muy sencilla, con tres grandes grupos.

  • Electrodomésticos catalogados como eficientes que, de mayor a menor proporción, son: A+++, A++ y A+.
  • Electrodomésticos de consumo moderado, denominados con las letras A y B.
  • Aparatos de consumo elevado, que se reconocen por las letras C y D.

Recomendamos que elijas electrodomésticos preferentemente A++ y A++. Puede que por ahorrar unos euros en el precio final nos planteemos escoger un aparato con la B, C o la D, pero al final, lo barato sale caro. A la larga estaremos pagando más por mayor consumo de electricidad. Eficiencia es sinónimo de ahorro.

2. Presta especial atención a la elección del frigorífico, televisor y lavadora 

Suponen más de la mitad del consumo eléctrico de un hogar, por ello su elección no es baladí.

  • Frigorífico. Comprarlo trae muchos quebraderos de cabeza porque supone un desembolso importante para las casas. Este electrodoméstico puede llegar a consumir hasta el 30 % del consumo eléctrico de una vivienda y un frigorífico de clase A+++ puede suponer un ahorro del 75% frente a uno de clase D. El consejo aquí es muy claro: comprar uno de clase A+++, aunque inicialmente sea un poco más caro que el resto.
  • Televisor. Representa un 12% del consumo energético las casas. Además de la etiqueta, ten en cuenta que las TV con tecnología LED consumen un 25% menos que aquellos que tienen pantalla LCS. Frente a las pantallas de plasma el ahorro energético llega a ser del 40%. Revisa que tenga posibilidad de desconectar el sistema stand by, es decir, la luz roja   que se queda encendida al apagar el dispositivo. Ese modo de “consumo fantasma” no es ni mucho menos residual.
  • Lavadora. Supone el 12% del consumo de energía en la casa, por lo que, además de la etiqueta, merece la pena tener en cuenta factores como: “A cuántas personas va a servir”, porque cuanto mayor sea la capacidad de carga, mayor será su coste. El tipo de carga (frontal o superior), que recomendamos que sea frontal por tener un uso menor de agua y programas más avanzados. Y no menos importante, los decibelios. Podrás comprobarlos en la etiqueta energética, pero nuestra recomendación es que no sobrepase en ningún caso los 80 decibelios.

3. El caso del radiador eléctrico: intenta calcular la potencia que necesitas

Dado que el Black Friday llega acompañado de una ola de frío, serán muchos los que aprovechen estos días para buscar una ganga de radiador a casa. Además de la etiqueta antes comentada, para que encaje dentro de la categoría “electrodomésticos eficientes” debes tener en cuenta:

  • La potencia, un factor clave que nos va a permitir calentar una mayor o menor superficie. Para saber qué potencia necesitas para tu casa, tienes que calcular 80 W por cada metro cuadrado.
  • ¿Sabías que hay varios tipos de radiador en función del uso al que lo vayas a destinar?
  • Seco. Se recomiendan para habitaciones que necesites calentar en un momento determinado de forma rápida.
  • De fluido. No son tan rápidos como los de tipo seco, pero mantienen la temperatura durante mayor tiempo. 
  • Cerámicos. Disponen de una inercia térmica mayor y algunos son capaces de doblar la capacidad. Con esto, nos referimos a que si están conectados durante 60 minutos nos darán calor durante un total de 120 minutos. Son recomendables para un uso más prolongado.

Como puedes ver, la principal característica que los diferencia es el tiempo de uso. Por ello antes de lanzarte a la compra piensa y analiza cuánto tiempo vas a utilizarlo.

4. En el ordenador, busca la etiqueta Energy Star

El ordenador puede suponer casi un 8% del consumo energético para una familia. ¿De sobremesa o portátil? En relación al consumo de energía, es más costoso uno de sobremesa que uno portátil, con el que la diferencia puede llegar hasta el 50%. Te recomendamos que te fijes si cuenta con el distintivo Energy Star, que indica que el aparato dispone de funciones automáticas de ahorro y eficiencia energética.