Información sobre vivienda y economía

El desafío secesionista castiga al ladrillo

Autor: Redacción

Los efectos del referéndum catalán del 1 de octubre están afectando al sector inmobiliario, y en gran medida a las socimis, que han perdido alrededor de 720 millones de euros de valor de mercado, debido a su exposición a la región. Es el caso de Merlin Properties que, aun sin ser catalana, tiene un 14% de su cartera en Cataluña. Le siguen Colonial e Hispania, con 827 millones y 255 millones de euros, respectivamente.

La economía y el empleo habían situado a Madrid y Barcelona como destinos predilectos para el inversor. Pero la tensión política desatada en Cataluña, aparte de intensificar la fuga de empresas, ha mermado la tendencia que estaba viviendo el mercado inmobiliario. El capital es muy sensible a las incertidumbres política y económica por el devenir de los acontecimientos. 

Desde la semana pasada, las principales socimis están acumulando caídas en la bolsa, del 5,8% Merlin y del 7,67% Inmobiliaria Colonial. La situación política en España es el principal riesgo para ambas compañías, ya que cuentan con físicos en Cataluña. Expertos creen que la posibilidad de que el stock inmobiliario aumente, debido a que esta incertidumbre provoque un parón del mercado y haga caer los precios inmobiliarios.

Pese al escenario político actual, el mercado global de fusiones y adquisiciones lleva tres años de gran actividad gracias a la liquidez en los balances de las empresas, la escasa volatilidad en los mercados, los bajos tipos de interés y la recuperación del mercado económico. Son muchos los inversores que creen que es un periodo perfecto para realizar fusiones, bien para concentrar un sector o bien para diversificar posiciones.