Información sobre vivienda y economía

Estos son los reyes de la promoción inmobiliaria en bolsa en Europa (y ninguno es español)

Autor: Redacción

Las mayores empresas inmobiliarias de Europa con actividad en el negocio promotor exhiben músculo en el ejercicio bursátil 2017. El quinteto de hercúleos gigantes que forman Vonovia, Deutsche Wohnen, Swiss Prime Site, Leg Inmobilien y Castellum llena este año su zurrón bursátil de ganancias que alcanzan hasta el 17%. Avances en su mayoría de doble dígito que permiten que, en los dos primeros tercios del año, las más robustas promotoras europeas acumulen un valor en bolsa de 42.000 millones de euros.

El salto de la capitalización bursátil de las grandes inmobiliarias que no tienen forma de socimi (sus negocios están diversificados, pero todas tienen una pata de promoción) por encima del listón de los 40.000 millones de euros es el mejor reflejo del proceso de recuperación del negocio. La promoción inmobiliaria coge más y más ritmo de la mano de la reactivación económica del Viejo Continente. Según los datos publicados el pasado miércoles por EuroStat, el producto interior bruto (PIB) de la zona euro se aceleró un 2,2% en el segundo trimestre del año.

Hay que remontarse al año 2011 para encontrar un ritmo de crecimiento de esta dimensión. Las grandes economías, Alemania y Francia, también avanzan con solidez. Es en el primero de estos países donde hay mayor concentración de gigantes con actividad promotora. El mayor por valor bursátil (17.220 millones de euros) es Vonovia. La compañía, con una gran cartera de pisos en alquiler (prevé construir a un ritmo de 2.000 cada año), es también uno de los grandes que más sube en bolsa en lo que va de año, con un avance cercano al 15%.

Deutsche Wohnen y Leg Inmobilien son las otras dos inmobiliarias germanas entre las cinco más grandes del continente. Las otras dos son las suiza Swiss Primer Site y la sueca Castellum. El quinteto refleja a qué ritmo se está recuperando el interés inversor por un sector al que la gran crisis económica mundial condenó durante años al ostracismo en las grandes carteras inversoras internacionales.

Ahora, las cotizaciones de las cinco grandes se encuentran en los niveles más altos de los últimos cinco años o muy cerca de ellos. Y especialmente significativo es que los analistas que siguen estas compañías creen que la subida aún no ha terminado. En todos los casos, los precios objetivos medios superan los precios de mercado de estas compañías. Por lo tanto, las firmas de análisis están recogiendo en sus previsiones la expectativa de que un mayor crecimiento económico lleve en volandas a la actividad inmobiliaria y, más concretamente, a la promotora.

Otro de los atractivos de las grandes empresas del sector es su elevada rentabilidad por dividendo. Swiss Prime es la más generosa con sus accionistas con un rendimiento superior al 4%. Por detrás, las alemanas Vonovia y Leg Inmobilien ofrecen rentabilidades que se sitúan por encima del 3%. Un nivel muy sugerente en un entorno de tipos de interés cero en Europa que todavía puede prorrogarse durante varios trimestres, mientras que Deutsche Wohnen y Castellum se sitúan alrededor del 2%.

El despegue de las cotizaciones de las grandes empresas europeas con negocio de promoción apoya el proceso de vuelta de las españolas al mercado bursátil. Neinor Homes protagonizó en marzo la primera salida a bolsa de una promotora nacional desde el gran pinchazo de la burbuja inmobiliaria en 2008. Desde su debut a 16,46 euros por acción, la compañía se ha revalorizado un 25% y vale en bolsa casi 1.500 millones de euros.

Hay más compañías que en estos momentos están cocinando su salto al parqué. Es el caso de la histórica Metrovacesa, que en una nueva etapa aspira a volver a ser empresa cotizada. Entre las empresas de nuevo cuño, Aedas (con el fondo Castlelake al frente) y Vía Célere, con el fondo Värde Partners en el accionariado, también han expresado su deseo de engordar el número de promotoras con presencia en bolsa.