Información sobre vivienda y economía

La justicia ordena la liquidación de la inmobiliaria Reyal Urbis

Autor: Redacción

La liquidación de Reyal Urbis no tiene vuelta atrás. El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha dictado el auto de liquidación de la inmobiliaria, que ha protagonizado la segunda mayor quiebra del ladrillo en España tras el estallido de la burbuja, después de la de Martinsa Fadesa.

Con una deuda de 3.572 millones de euros, los dos principales acreedores de la compañía son, por este orden, Sareb y Hacienda. Reyal adeuda 1.000 millones de euros a la sociedad que gestiona los activos de la banca rescatada y otros 363 millones de euros al fisco. De hecho, es una de las empresas que aparece en la lista negra de deudores que publica Hacienda y que recoge a personas físicas y jurídicas morosas de más de un millón de euros. A cierre del primer semestre, Reyal Urbis registró un 'agujero' en sus cuentas de casi 3.500 millones de euros.

Tras cuatro años en concurso de acreedores, la liquidación oficial estaba por llegar. Y es que en junio los deudores de una de las mayores inmobiliarias de España durante el boom inmobiliairio rechazaron la propuesta de la empresa liderada por Rafael Santamaría para afrontar la multimillonaria deuda. La compañía ofrecía  un pago unilateral a Hacienda, mientras que al resto pedía una quita y pagar el resto mediante una dación de activos inmobiliarios, que en la actualidad se han depreciado a su valor respecto a los precios de 2008-2009.

La historia de Reyal Urbis se remonta a 2006, cuando nació de una de las últimas grandes operaciones previas al estallido de la crisis. En julio de dicho año, Reyal acordó la compra de Urbis, inmobiliaria controlada entonces por Banesto. La operación se materializó mediante el lanzamiento de una OPA valorada en 3.317 millones de euros, importe similar a la deuda con que la empresa irá ahora a liquidación. 

Durante sus años de actividad, la compañía se centró en la promoción de viviendas, aunque en cartera también tenía hoteles y edificios de oficinas en alquiler que sumaban unos 120.000 m2. 

La caída de Reyal Urbis se une a la de muchas otras empresas del sector, entre las que destacan las de Martinsa Fadesa, Nozar o Habitat.

Etiquetas
Reyal Urbis