Información sobre vivienda y economía

Así es la vida en una de las islas más aisladas del mundo

Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons
Autor: Gorka Ramos (colaborador de idealista news)

Los casi 600 habitantes del Archipiélago Juan Fernández viven prácticamente aislados. Situado a 600 km de la costa de Chile, el archipiélago también es conocido como islas 'Robinson Crusoe'. En el siglo XVIII el marino Alejandro Selkirk pasó allí cinco años y su historia habría inspirado la novela de Daniel Defoe. Su lejanía y la complejidad para acceder desde el continente le han permitido mantener su naturaleza casi intacta pero el día a día en el archipiélago no es fácil: no hay bancos, médicos especialistas o universidades.  

Desplazarse al continente es una obligación para la mayoría de los habitantes del Archipiélago Juan Fernández, sin embargo ahora es más difícil que nunca. El Gobierno de Chile ha anunciado que durante los meses del invierno austral (de mayo a agosto) los vuelos se reducirán de ocho a tres mensuales. “Incluso con ocho viajes mensuales no alcanza para que todos viajen una vez al año”, explica el alcalde de las islas. 

El resultado del recorte en los vuelos es que 120 vecinos de la isla no han podido viajar para realizar trámites o ir al médico. “Debieran priorizar la entrega de pasajes”, ha dicho la autoridad de transportes de la región. Pese a plantearse una ampliación de los subsidios para mejorar la conectividad, “por este año es difícil considerando que la cartera de Transportes espera el ingreso de nuevos recursos”. 

De hecho, encontrar un vuelo en una de las dos aerolíneas que llegan hasta Juan Fernández es todo un reto (y el aterrizaje no es de los más fáciles del mundo) aunque también puedes viajar dos días en barco desde Valparaíso...

Azotada por las tragedias

Y lo duro de vivir en Juan Fernández no depende únicamente de los trámites administrativos, también de la naturaleza. A causa del terremoto y posterior tsunami de 2010, una decena de isleños fallecieron y otros seis siguen desparecidos. Olas de 15 metros de altura golpearon la principal isla del conjunto. Los sistemas de alarma no funcionaron como debían. 

Un año después del tsunami, otro suceso golpeó a la isla. Un avión militar se estrelló tras intentar aterrizar en la isla. Los 21 ocupantes murieron, incluidos funcionarios, periodistas y personas de la Fuerza Aérea de Chile.