Información sobre vivienda y economía

La piscina del millón de euros en la que, tras nueve años de obras, aún nadie puede bañarse

Piscina abandonada en Chile
Autor: Gorka Ramos (colaborador de idealista news)

Los Errores/Horrores Urbanos traspasan fronteras. Hace nueve años, el alcalde de Nacimiento (Chile) tuvo una gran idea. La propuesta, que por supuesto fue muy bien recibida, implicaba la construcción de una piscina semi-olímpica. Con un presupuesto inicial de 455.000 euros (que hoy ronda ya el millón), el complejo deportivo se tendría que haber terminado en 2010, pero a día de hoy (octubre 2015) nadie puede bañarse.

“La piscina permitirá la formación de deportistas y será además un espacio para la práctica de la natación para los adultos mayores de la comuna”, dijo en 2006, cuando se aprobó el proyecto, el ya ex alcalde de la localidad chilena.

Pero desde la Alcaldía actual intentan explicar lo ocurrido con una historia surrealista. “Debido a la falta de recursos, el proyecto sufrió diversas modificaciones y entró en un período de receso, que se vio acrecentado el 2010 con los efectos producidos por el terremoto, situación que retrasó aún más lo poco que se había podido avanzar, tanto a nivel de reparación de cañerías como algunas modificaciones en la infraestructura”.

La iniciativa surgió del Instituto Nacional del Deporte, que contribuyó con la financiación de la obra. Sin embargo, la cantidad destinada se quedaba corta para la piscina contemplada. Los planos originales apuntan a una pileta de 25 metros de largo, 12,5 de ancho y 2,2 de profundidad. Todo muy bonito, pero el diseño no había tenido en cuenta los requisitos técnicos y normativos ni tampoco la autorización sanitaria para su uso.

El proyecto contemplaba también un moderno sistema para calentar el agua mediante paneles solares, lo único que funciona bien. Un estudio de viabilidad hecho por el siguiente alcalde determinó sin embargo que el sistema hidráulico de la piscina debía ser cambiado para funcionar bajo la normativa. Vamos, que las obras de acondicionamiento costarían 546.000 euros más. El recibo total rondará el millón de euros, demasiado para la piscina de un pueblo de apenes 25.000 habitantes.