Información sobre vivienda y economía

Una ciudad entera devorada por el desierto

Autor: Redacción

En 1908, el poblado alemán de Kolmannskuppe nació en medio del desierto de Namibia como refugio de los buscadores de diamantes que llegaban del Viejo Continente en busca de fortuna. En apenas unos años se extrajeron de sus minas cerca de una tonelada de piedras preciosas y el asentamiento se convirtió en una ciudad en toda regla con casino, colegio, hospital, salón de baile y mansiones de estilo centroeuropeo.

Kolmasnskop fue, además, la primera localidad del continente africano en disponer de un aparato de rayos x, importado específicamente desde Alemania para vigilar que los mineros no ingirieran diamantes para venderlos en el mercado negro.

Sin embargo, el periodo de esplendor de la ciudad no duró demasiado. Las reservas de piedras preciosas se fueron agotando y las minas se fueron trasladando a otras localidades cercanas, que empezaron a ganar atractivo para los mineros. El resultado: Kolmasnskop acabó abandonada en 1954.

Durante seis décadas el desierto ha ido devorando poco a poco este pedacito de Baviera en África. Este es su actual aspecto retratado por el fotógrafo Romain Veillón: