Información sobre vivienda y economía

De chatarra a hogar: cómo aprovechar un Jumbo 747 en el desguace para levantar una casa

Wing House. David Hertz EAIA
Wing House. David Hertz EAIA
Autor: Redacción

La idea de aprovechar materiales para levantar una vivienda llega al extremo con este ejemplo cerca de la ciudad de Malibú, en California. El estudio de arquitectos David Hertz levantó en 2011 una casa con los restos de un avión 747-200 que compró por menos de 50.000 dólares. Lo que más impacta es cómo se han aprovechado las enormes alas de este Jumbo para el tejado.

Un Boeing 747-200 impresiona por su tamaño 70,6 metros de largo, unos 60 de metros de envergadura y casi 20 metros de alto. Con cerca de 174.000 kilos fue la auténtica reina de los cielos durante años. Cuando una de estas aeronaves llega al fin de su vida útil, su fuselaje se convierte en una auténtica carga y solo vale llevarlo al desguace para su desmontaje.

Sin embargo, el arquitecto encontró una utilidad singular para esa cantidad de acero, levantar una vivienda con el fuselaje. Hertz y su equipo de arquitectos, especializados en usar distintos materiales reciclados para la construcción, levantaron una vivienda de más de 230 m2 con más de 4 millones de piezas que salieron del desguace del avión.

Lo que más destaca son sus alas, que fueron destinadas al tejado de la vivienda. Su transporte se hizo por grandes piezas, mediante helicópteros hasta su destino en una villa de Malibú, en la costa de California.