Información sobre vivienda y economía

La casa prefabricada más peculiar: tiene forma de periscopio y está sumergida en un mar de árboles

Studio Brecht
Studio Brecht
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Las casas prefabricadas no dejan de sorprendernos, gracias a que de forma continua nuevos profesionales siguen tomando decisiones de diseño que se materializan en estructuras tan peculiares como innovadoras. Y es que la inspiración puede venir desde cualquier parte, desde el mundo natural, hasta el más cotidiano de los objetos. Sin embargo, en el caso que aquí nos ocupa, el Studio Precht ha tomado como modelo un objeto tan poco común, salvo para quienes viven en un submarino, como un periscopio.

Sí, puede parecer algo extraño, pero en el mundo de la arquitectura y el diseño lo que hoy es extraño, mañana se puede convertir en tendencia, algo que saben muy bien los profesionales del sector, y a lo que no son ajenos en este estudio que, en su corta, pero intensa trayectoria (se fundó en 2013), han sorprendido por su potente originalidad y una creatividad poco habitual.

Las casas en árboles, a pesar de su innegable encanto, se han convertido casi en un cliché en el sector de las viviendas prefabricadas. No obstante, el Studio Precht, en colaboración con Baumbau, una empresa nueva especializada en pequeñas casas, casas de árboles y edificios para el turismo alternativo, le ha dado una vuelta de tuerca a un concepto que parecía ofrecer ya poco margen de maniobra. El resultado es ’Bert’, una “una familia de casas modulares con formas de juego e invitan a las personas a experimentar la arquitectura y la naturaleza a través de los ojos de los niños”, señalan en su página web.

Es modular y está en los árboles
El estudio se fundó en 2013 / Studio Brecht

La configuración de los módulos hace que el proceso de montaje sea muy sencillo. El cliente solo tiene que decidir qué ambientes deben conformar el conjunto. Y una vez tomada la decisión sobre las características deseadas, el montaje es bastante rápido y, además, respetuoso con el entorno ambiental, ya que cuenta con paneles solares, un inodoro de compostaje y una instalación de tratamiento de agua.

El edificio se levanta desde el suelo como si fuese un gran árbol, de cuyo tronco surgen ramificaciones que albergan las diferentes estancias. Para mantener una sensación de ambiente acogedor, en la decoración interior predomina la tela oscura, lo que contrasta con las vistas y la luminosidad que se logra gracias a las grandes aberturas de vidrio. Las tejas en forma de hoja en la fachada se mantienen en varios tonos de marrones y camuflan las estructuras con el entorno natural. La madera es el material predominante, aunque es posible reemplazar parte de ella con acero.

El cliente decide qué ambientes quiere
Permite diferentes opciones / Studio Brecht
Permite muchas combinaciones
Defiende la construcción original / Studio Brecht

La adaptabilidad y la flexibilidad fueron dos de los criterios más importantes a los que no se quiso renunciar. Por ello, este concepto de vivienda permite construir desde pequeñas casas de una sola estancia, hasta complejos multifamiliares o, incluso, hoteles. De hecho, los módulos se pueden añadir o quitar en cualquier momento, en función de las necesidades reales.

La idea no nace de la nada ni es fruto del azar, sino que es tiene su origen en un proceso de reflexión sobre cuáles deben ser los referentes y los modelos a seguir para el desarrollo de proyectos de arquitectura. “Somos plenamente conscientes de que la arquitectura es una obra seria y profunda con una larga cultura y tradición. Es fácil percibir que los arquitectos encontramos referencia para nuestros proyectos en el arte, la filosofía, la literatura o la naturaleza. Para este proyecto, también buscamos en el arte para encontrar una referencia. Pero no a Michelangelo o Dalí, sino que nos fijamos en personajes de dibujos animados como Barrio Sésamo o los Minions. Dimos una mirada lúdica a este proyecto y queríamos crear algo único que se alejara de un edificio convencional. Un personaje de aspecto peculiar que se convierte en parte de la vida silvestre de un bosque. Creo que esta peculiaridad puede crear sentimientos y emociones. Y tal vez estos son atributos en la arquitectura que faltan en estos días", afirman desde el estudio.

Además, esta peculiar casa prefabricada se convierte en un grito contra la homogeneidad y la creación en serie, para reivindicar que la diversidad es un valor que se debe proteger. “Nuestras ciudades están formadas por un "estilo internacional" de edificios que tienen una estructura de hormigón y acero más una fachada de muro cortina. Esos edificios son fáciles de construir y realmente rentables. Pero son una copia de una copia de una copia y uniforman nuestras ciudades en todo el mundo. Antes, los modelos de construcción eran más diversos, apropiado para cada clima y contexto cultural” señalan.

Ya sea por su particular forma, por su intrínseca flexibilidad, por su sostenibilidad ambiental o por la originalidad de su diseño, este proyecto de Studio Prech supone un bonito ejemplo de arquitectura modular que, una vez más, demuestra el enorme potencial de este tipo de viviendas.