Información sobre vivienda y economía

Elogios internacionales al Teatro Real de Madrid por mantener la actividad pese al covid y el Brexit

La semana que viene estrena la ópera 'Peter Grimes', una coproducción internacional

wikimedia|losmininos_cc-by-sa-2.0.
wikimedia|losmininos_cc-by-sa-2.0.
Autor: Redacción

El Teatro Real está acaparando en los últimos días elogios internacionales por sus esfuerzos en mantener su programación contra viento y marea; en concreto, pese a la pandemia sanitaria y a los contratiempos que está provocando el Brexit. 

Un espaldarazo que se produce después de que la institución haya sido acusada por el sindicato CGT de supuestas irregularidades sanitarias (en concreto, la falta de uso de mascarillas en los ensayos). A pesar de que fueron desmentidas categóricamente por el Teatro Real, diarios como el madrileño ABC se han hecho eco de las protestas sindicales. 

Santiago Moreno, jefe del servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Ramón y Cajal y representante del comité que está asesorando a la institución en los últimos meses, afirmó a principios de esta semana que "en todo este tiempo que les hemos asesorado no ha habido ningún problema; entre nosotros hemos comentado incluso lo exagerado de las medidas que tomaban, porque extralimitaban todo lo que pudiéramos proponer", tal y como señala RTVE.

Y el diario The Times también ha salido en defensa del coliseo de la ópera en la capital. Afirma que en los últimos meses ha tenido que lidiar con las restricciones a la movilidad y las trabas burocráticas del Brexit que han afectado a los artistas, con el retraso de algunos estrenos y con un brote de coronavirus entre la plantilla y el coro. Y ha insistido en que ha invertido hasta la fecha un millón de euros para cumplir con los protocolos de seguridad y que ha estado realizando varias pruebas semanales a los artistas para evitar contagios de coronavirus desde hace meses.

Según los datos de la institución recogidos por RTVE, desde el pasado verano ha realizado cerca de 6.000 pruebas de antígenos y PCR a miembros del coro y a la plantilla, sobre todo tras los períodos vacacionales, y que se están acelerando en las últimas semanas. De hecho, solo este mes las pruebas rondan ya las 300 y sus resultados son conocidos por la Comunidad de Madrid en tiempo real.

Pese a todos los contratiempos, el Teatro Real ultima el estreno el próximo 19 de abril de la ópera 'Peter Grimes', la obra que escribió Benjamin Britten tras acabar la II Guerra Mundial, y que es una coproducción con la Royal Opera House de Londres, la Ópera Nacional de París y el Teatro dell’Opera di Roma. Esta ópera llegará a la Royal Opera House británica el próximo año. 

Considerada como una de las producciones más destacadas de la temporada, la número 100 del Teatro Real, la puesta en marcha de esta obra es precisamente por la que está recibiendo todo tipo de halagos, sobre todo de algunos de los protagonistas del esperado estreno, que son británicos.

En este contexto, Deborah Warner, directora de escena de la ópera 'Peter Grimes', asegura que "los protocolos del teatro son rigurosos" y ha tildado de valentía que supone estrenar una obra de tal envergadura en medio de una pandemia. 

Además de la orquesta, en la obra participan decenas de artistas y actores secundarios, que deben usar mascarillas en todo momento, mantener una distancia de dos metros y sentarse en mesas separadas y distanciadas en el comedor. Al entrar en el teatro, al igual que los espectadores, deben pasar las pruebas de temperatura y desinfectar las suelas de los zapatos. 

El tenor principal de la ópera, Allan Clayton, ha afirmado que es impensable que en Reino Unido se pudiera llevar a cabo un estreno de estas características y que es un privilegio poder seguir actuando. Además, relata las trabas que le ha supuesto el Brexit; por ejemplo, se vio obligado a entregar documentación sobre extractos bancarios, un seguro de viaje por el tiempo de duración del espectáculo y un certificado de pago de impuestos, además de tener que realizar varias visitas al consulado y necesitar un visado de trabajo. 

La dirección también afirma que "sacar a la gente de Gran Bretaña fue una pesadilla, pero logramos traerlos a todos gracias a los esfuerzos del Teatro Real" y que la burocracia les hizo perder dos semanas y aplazar el estreno, previsto en primera instancia para el pasado 8 de abril, aunque en esta segunda ocasión se mantiene la fecha anunciada. 

Para el director artístico del teatro, Joan Matabosch, "la decisión de mantener abierta la cultura ha sido una declaración muy fuerte de la región de Madrid y del Gobierno Central", aunque también ha querido dejar claro que el Teatro Real se está viendo afectado por cambios constantes en las restricciones que les está obligando a responder de forma ágil para poder mantener los espectáculos.