Información sobre vivienda y economía

Así es el campus administrativo de la Generalitat: oficinas de alto rendimiento energético para los funcionarios

Autor: Juanjo Bueno (colaborador de idealista news)

A principios de 2020, la Generalitat de Cataluña estrenará un nuevo campus administrativo formado por únicamente dos edificios que será capaz de acoger a los más de 3.000 funcionarios que hoy se reparten en 17 inmuebles diferentes de la ciudad de Barcelona.

La singularidad de este complejo, que tiene una superficie construida total de 58.587 m2, reside en que su diseño está enfocado no sólo en conseguir la máxima eficiencia energética, sino también una manifiesta mejora en la salud y el bienestar de sus usuarios.

El despacho de arquitectura Batlleiroig ha abordado este proyecto a partir de unas premisas claramente marcadas por el cliente HINES/AXA: alcanzar los más altos estándares de calidad en su ejecución (fundamentalmente a través del BIM) e impulsar la eficiencia energética, el confort y la usabilidad interior. Todo ello con objeto de obtener espacios de trabajo que aporten un plus de valor al usuario.

Con una arquitectura de vanguardia, que conecta los dos edificios de oficinas por una pasarela común en planta baja, este complejo rezuma una versatilidad y flexibilidad antes poco vista en este tipo de edificación.

Pero, además, después de un proceso de diseño y construcción de tres años, se ha convertido en el primer edificio en Cataluña que posee las certificaciones LEED PLATINUM, que ofrece una serie de objetivos para minimizar el impacto medioambiental del inmueble y WELL, que mide y maximiza el bienestar de los usuarios.

La obtención de este segundo sello también le ha hecho merecedor de ser el edificio de oficinas más grande de toda Europa con certificado WELL y, por lo tanto, que garantizará el bienestar y, en consecuencia, un mayor rendimiento de los funcionarios en sus puestos de trabajo.

Menos conocido que LEED, la referencia voluntaria WELL, de reciente introducción en nuestro país, se compone de 112 medidas clasificadas en 10 conceptos distintos:  el agua, la alimentación, la iluminación, la calidad del aire, el movimiento, el confort térmico, el sonido, los materiales (y su impacto en el ocupante), la comunidad de usuarios y la mente (tiene que ver con la gestión de personas, siendo un capítulo importante la biofilia o necesidad que tienen las personas de estar en contacto con la naturaleza).

Los parámetros WELL han sido recreados especialmente en los espacios de relación, de alimentación (offices), el sistema de recogida y reaprovechamiento de aguas grises y de lluvia, el tratamiento diferenciado de las protecciones solares en fachada, la optimización y fomento de la ventilación natural dentro del edificio, la salubridad de los materiales empleados en la construcción y en los revestimientos interiores y la apuesta por la vegetación de los espacios exteriores.

Por poner solo un ejemplo, en el Campus de la Generalitat, el consumo de agua potable será de 14 litros por persona por día, un 60% menos que en un edificio de oficinas estándar en la ciudad condal.

También el aislamiento ha jugado un papel esencial en las fachadas y en el interior de este edificio (se ha utilizado aislamiento de lana mineral fabricada con eTechnology, primera solución sostenible de Knauf Insulation con altas prestaciones térmicas y acústicas), pues ha contribuido con la obtención de créditos a conseguir las certificaciones LEED y WELL.

El edificio es, además, un 70% más eficiente que los inmuebles de oficinas que se construyen actualmente en Barcelona. Asimismo, la cubierta incluye una instalación fotovoltaica que generará 333.000 kWh de energía renovable al año; esto es, el 11% del consumo total del edificio.