Información sobre vivienda y economía

Dejad de mimar a los super ricos (artículo de warren buffett traducido)

warren buffet, presidente y director ejecutivo de berkshire hathaway
Autor: Redacción

Artículo escrito en el diario the new york times por warren buffett, presidente y director ejecutivo de berkshire hathaway. Por su interés ofrecemos la traducción literal del artículo

Nuestros líderes nos han pedido un "sacrificio compartido". Pero cuando lo pedían, a mí me perdonaron. Lo contrasté con mis amigos mega-ricos para saber qué cambios esperaban. Ellos tampoco se sentían implicados

Mientras que las clases obrera o media luchan por nosotros en Afganistán, y mientras que la mayoría de los estadounidenses se las apañan a duras penas para llegar a fin de mes, nosotros, los mega-ricos, continuamos disfrutando de extraordinarios beneficios fiscales. Algunos de nosotros, gestores de inversiones, ganamos miles de millones con nuestro quehacer cotidiano, pero se nos permite clasificar nuestras rentas como “comisión sobre resultados”, para así disfrutar de un tipo de impuesto rebajado al 15%. Otros poseen futuros sobre índices bursátiles y un 60% de sus plusvalías tributan al 15%, como si fueran inversores a largo plazo

Nos llueven éstas y otras bendiciones procedentes de los legisladores en washington, quienes se sienten obligados a protegernos como si fuéramos una especie en peligro de extinción. Es agradable tener amigos en las altas esferas

El año pasado, el resultado de mi declaración de la renta – el impuesto sobre rentas de capitales, juntamente con las impuestos sobre salarios retenidos por o para mí- alcanzó la cifra de 6.938.744 de dólares (4.826.387 de euros). Suena como si fuera una suma muy grande. Lo que pagué, sin embargo, sólo representaba el 17,4% de mi base imponible – y de hecho, ese porcentaje era menor que el pagado por las otras 20 personas de nuestra oficina. Sus cargas fiscales oscilaban entre el 33% y el 41%, con una media del 36%

Si usáis  dinero para ganar dinero, como lo hacen algunos de mis amigos súper ricos, puede que vuestro porcentaje resulte algo menor que el mío. Pero si ganáis dinero de vuestro trabajo, lo más seguro es que vuestro porcentaje supere el mío – probablemente en mucho

Para comprender el por qué, has de examinar las fuentes de ingresos del gobierno. El año pasado, cerca del 80% de estos ingresos procedían de impuestos sobre capitales de las personas físicas e impuestos sobre salarios. Los mega ricos pagan el impuesto sobre rentas de capitales al 15% sobre la mayoría de sus ingresos, pero no pagan prácticamente nada en impuesto sobre salarios. Pero para las clases medias es otro cantar: típicamente caen en los tramos gravados con un irc ó al 15% ó al 25%, y luego, además, son cargados con altos impuestos sobre salarios

Anteriormente, en las décadas de los 80 y 90, los ricos pagaban impuestos a un tipo mucho mayor, y el porcentaje que me correspondía se situaba más o menos en medio. Según una teoría que a veces oigo citar, debido a los elevados tipos impositivos sobre plusvalías y dividendos debería haberme cabreado y haberme negado a invertir

No me negué, ni otros tampoco. Llevo más de sesenta años trabajando con inversores y aún no he visto a nadie – incluso cuando las plusvalías se gravaban al 39.9% en 1976-77- dejar pasar una inversión sensata simplemente por el tipo de impuesto con el que se gravaría la plusvalía potencial. La gente invierte para ganar dinero, y nunca se ha asustado por los posibles impuestos. Ante los que argumentan que unos tipos más altos dañan la creación de empleo, apuntaría que el número de empleos aumentó en casi 40 millones (netos) entre los años 1980 y 2000. Y sabéis lo que ha pasado desde entonces: tipos impositivos menores y mucho menor ritmo de creación de empleo

Desde 1992, el i.r.s. Lleva compilando datos de las declaraciones de los 400 estadounidenses con mayores ingresos. En 1992 , los 400 a la cabeza declararon una base imponible de 16.900 millones de dólares y los impuestos federales que pagaron representaban un 29.2% de esa cifra. En 2008, la suma total de sus ingresos se había disparado hasta los 90.900 millones de dólares – con una media que alcanzaba la cifra asombrosa de 227,4 millonesde dólares- sin embargo, el tipo impositivo había caído al 21.5%

Aquí me estoy refiriendo únicamente al impuesto federal sobre rentas de capitales, pero podéis tener la certeza de que los impuestos sobre salarios para los 400 era poco significativo comparado con el impuesto sobre rentas de capitales. De hecho, 88 de los 400 declaraban que no percibían nada en concepto de sueldos, aunque todos declaraban plusvalías sobre capitales. Puede que algunos de mi fraternidad repudien el trabajo, pero a todos les gusta invertir. (Comparto su sentimiento)

Conozco bien a muchos de los mega-ricos y, en términos generales, es gente muy decente. Aman a América y valoran la oportunidad que este país les ha brindado. Muchos se han adscrito al “giving pledge”, mediante el cual prometen donar la mayoría de su patrimonio a obras filantrópicas. A la mayoría no les importaría, además, que les dijesen que tienen que pagar más impuestos, sobre todo cuando tantos de sus conciudadanos padecen un auténtico sufrimiento

A doce congresistas pronto les tocará la tarea crucial de reajustar las finanzas de nuestra nación. Les han pedido que elaboren un plan a 10 años para reducir el déficit en al menos 1,5 billones de dólares. No obstante, es primordial que consigan mucho más. El pueblo estadounidense está perdiendo la fe en el congreso y su habilidad de gestionar los problemas fiscales que atraviesa nuestro país.  Únicamente una línea de acción que es inmediata, real y muy consistente puede impedir que la duda se transforme en desesperanza. Ese sentimiento puede crear su propia realidad

La primera tarea para los 12 es reducir algunas de las promesas de futuro cuyo cumplimiento resultaría imposible, incluso para una América rica.  Son grandes los importes a ahorrar en este capítulo. Luego los 12 deberían  abordar la cuestión de ingresos. Yo no tocaría los tipos a los que están gravados el 99,7% de los contribuyentes y seguiría con la actual rebaja de 2 puntos en la aportación de los trabajadores al impuesto sobre salarios. Esta rebaja ayuda a los pobres y a la clase media, para quienes todo apoyo es poco

Pero para aquellos que ganan más de 1 millón de dólares– 236.883 hogares en 2009 – yo elevaría el tipo de gravamen sobre la base imponible de inmediato, y por supuesto incluiría dividendos y plusvalías. Y para aquellos cuyos ingresos superan los 10 millones de dólares – había 8.274 en 2009- abogaría por un incremento adicional en su tipo impositivo

Mis  amigos y yo hemos sido mimados ya lo suficiente por un congreso  muy amigo de los multimillonarios. Ya es hora de que el gobierno sea serio sobre la cuestión del sacrificio compartido

Warren e. Buffett es presidente y director ejecutivo de berkshire hathaway