Información sobre vivienda y economía

La inspiradora historia del hombre que dedicó 40 años a construir con sus propias manos un parque de atracciones

Autor: @RobertoArnaz

Escondido entre los árboles del ‘bosco del montello’, en el corazón de la región italiana del véneto, hay un lugar único, casi mágico. Un paraíso construido a base de hierro en el que las risas de los niños y el rechinar del metal son la banda sonora. El sueño de un hombre, Bruno ferrin, forjado durante más de 40 años a base de sudor, fuego y una pasión desmesurada por hacer felices a todas las personas que se acercan a su restaurante, la osteria ai pioppi

Como los grandes cuentos de hadas, la historia de ferrin nació de la casualidad un Domingo, el 15 de junio de 1969. Un día cualquiera para todos, menos para el que por aquel entonces era un joven italiano con poco trabajo y mucho tiempo libre

A primera hora de la mañAna se cargó con dos botas de vino –una de blanco y otra de tinto–, seis kilos de salchichas italianas y un pequeño hornillo. Buscó el cobijo de la sombra de un árbol y se sentó a esperar a los primeros clientes, que no tardaron en llegar. En menos de tres horas había vendido todas sus existencias, así nació el mito de ‘ai pioppi’

El siguiente paso fue crear una estructura para permitir que sus clientes comieses cómodamente. Habló con un soldador del pueblo. “El viejo  me dijo que no tenía tiempo, que encendiera la máquina y lo hiciera yo mismo”, recuerda ferrin con cariño en el documental que le ha dedicado fabrica.it, el laboratorio audiovisual de la factoría benetton

De aquella inusual experiencia nació una pasión por malear el metal fundido que le llevó a construir un pequeño columpio con el que hacer felices a los hijos de sus clientes. Con el tiempo fue complicando sus creaciones y hoy ai pioppi sorprende a quienes lo visitan con un pequeño parque de atracciones único, con noria, montaña rusa o tirolina totalmente artesanales y hechas a mano por ferrin a lo largo de cuatro décadas

“Es como cuando de joven estaba enamorado. Cuando termino una nueva atracción y ya he probado que funciona, por la noche me siento junto a ella y la contemplo, como si fuera una novia”, confiesa

El diseñador español Oriol Ferrer mesià tuvo la suerte de disfrutar de este lugar mágico durante una visita con amigos en 2011 y nos ha cedido algunas fotografías para que podamos disfrutar con uno de los lugares menos conocidos, pero con más encanto, de Italia