Información sobre vivienda y economía

Los diez errores básicos a la hora de exportar

la exportación de alimentos es uno de los segmentos más exitosos
Autor: Redacción

Pensar que un negocio que funciona puede triunfar en cualquier parte, traducir mal la información en contratos o productos o no cuantificar posibles costes en distribución o aranceles son algunos de los errores más comunes a la hora de exportar productos

Problemas surgidos durante el encuentro ‘impulsando pymes’, celebrado la semana pasada con el objetivo de ayudar en la internacionalización de las empresas y en el que el director regional de deutsche bank, Fernando montes, individualizó los diez principales errores de las empresas exportadoras, recogidos por el diario abc:

1.- estructura interna inadecuada para la exportación: en muchas ocasiones se da por supuesto que un negocio que funciona en un mercado de origen lo hará en el extranjero. Para evitar este problema es importante realizar un estudio profundo con profesionales de experiencia

2.- identificación incorrecta del mercado al que se dirige: conviene analizar las particularidades del mercado y su diversidad cultural

3.- logística y transporte de la mercancía: es necesario optimizar la forma de transportar los productos, teniendo en cuenta aranceles, aduanas, etc

4.- errores con la documentación: muchos de los problemas surgen por conflictos con el papeleo en las aduanas, sobre todo por pagos de impuestos y particulares legales

5.- no adaptarse al mercado local: lo que en un país es gama alta en otro puede ser algo muy normal o no apreciarse. Hay que adaptar el producto a las particularidades del mercado: presentación, precio o nombre

6.- permisos y licencias: un problema común es no contar con documentación de todos los papeles necesarios para entrar en el país

7.- traducción: conviene contar con traductores expertos para dar buena imagen. TTanto a la hora de posicionar producto como para los contratos y la documentación

8.- divisas: a veces una empresa no se da cuenta de su importancia. Puede hacer que el cambio arruine un plan de negocio. Además, en muchos países la volatilidad es un problema añadido incluso en destinos consolidados, como Japón, donde el yen se ha depreciado con fuerza en lo que va de año

9.- mala fijación de precios: hay que tener en cuenta todos los gastos a la hora de exportar y el poder adquisitivo en el destino

10.- extrapolar el éxito entre países: al igual que el primer punto, no se debe caer en el error de prensa que lo que tiene éxito en un mercado lo va a hacer en otro similar. Se debe llevar a cabo un plan de negocio independiente