Información sobre vivienda y economía

Los pros y contras de comprar una casa a una cooperativa o a un promotor

Autor: Redacción

A la hora de comprar una vivienda nueva surge la duda de si hacerlo vía promotor o vía cooperativa. Adquirir una casa a través de una cooperativa tiene ventajas como aplazas los pagos o abaratar el precio de la vivienda pero, por el contrario, asumen el riesgo del promotor y el precio puede oscilar hacia arriba.

Ventajas

Lo más favorable de las cooperativas es el precio final de la vivienda ya que se construye a precio de coste y no existe el margen del promotor. Así, comprar una vivienda de cooperativa puede ser entre un 20% y un 30% más barata. En el caso de las cooperativas existe el margen de la gestora pero está en el entorno del 8%-12%.

Otra ventaja que tiene es la posibilidad de aplazar los pagos y al formar parte de la economía social, la cooperativa está exenta del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que es del 1%, y del IVA en la compra de suelo.  

El cooperativista tiene el derecho de darse de baja voluntaria, con derecho también a recuperar las cantidades aportadas a cuenta de vivienda. En todo caso, se le puede retraer un 5% sobre lo aportado en el caso de que se califique la baja como no justificada. En cambio, al comprar una vivienda al promotor no hay marcha atrás.

Siendo cooperativista es posible personalizar la casa y elegir las calidades. Aunque bien es cierto que cada vez es más frecuente la construcción por parte de promotores de promociones de casas personalizadas y diseñadas a gusto del comprador.

 Inconvenientes

La desventaja de adquirir una casa por cooperativa es que el precio no está del todo cerrado hasta que no se entregan las llaves, ya que puede haber retrasos inesperados o fallos en el cálculo de los costes. Lo normal es que haya un margen del 2% de incremento o decremento de coste.  

Otro inconveniente es el desembolso inicial que hay que hacer al entrar en una cooperativa, ya que hay que hacer frente al pago del suelo. Depende de la cooperativa pero el desembolso inicial puede ser un 20-30% del total.
Los cooperativistas también juegan con desventaja ya que es posible que pierdan las aportaciones realizadas para la adquisición del suelo, etc. Los juzgados están llenos de casos de estafas a cooperativas. Para evitar las estafas es aconsejable comprobar que la cooperativa está inscrita en el Registro de Cooperativas correspondiente de la Comunidad Autónoma.

También hay que saber si el terreno ya es propiedad de la cooperativa y si es urbanizable o protegido. Esto se mira en el Registro de la Propiedad.
Además, los plazos de pago deben estar claros y fijados en los estatutos. Además, las cantidades aportadas deben estar aseguradas por una empresa de seguros o avaladas por una entidad financiera, para evitar una fuga de dinero.

Si el cooperativista quiere abandonar la cooperativa, tiene derecho a reembolsos, es decir, el dinero aportado para el capital social sí que debe ser devuelto, no así las cantidades destinadas para sufragar los gastos de la cooperativa.