Información sobre vivienda y economía

El alquiler de casas de lujo despega en verano

Autor: Redacción

El mercado del alquiler de casas de lujo, aquellas cuya cotización se sitúa entre los 3.000 y los 8.000 euros por semana, ha aumentado este verano respecto a años anteriores. Se trata de una tendencia ya corroborada en 2014 y que continúa. Algunos de los principales destinos turísticos de España son las Islas Baleares o la Costa Brava, por parte principalmente de extranjeros procedentes de Alemania o Reino Unido. 

Según un estudio de la inmobilairia Coldwell Banker España, por lo que se refiere a las Islas Baleares, localidades de Mallorca en las que se concentran la mayoría de casas de lujo en alquiler como Pollensa, Alcudia, Soller, Puerto Andratx, Cala D’or o Artá, o de Ibiza como San José, Cala Yundal, Talamaca, Cap Martinet o Roca LLisa han aumentado el número de operaciones durante este verano. En líneas generales, la contratación se sitúa en un 80% en julio, un 10% más que el mismo mes del año anterior; un 85% en agosto, también 10 puntos por encima de 2014; e igual porcentaje en junio y septiembre, 40%, que coincide con el del pasado año.

En la Costa Brava, las localidades más cotizadas son Callella de Palafruguell, Llafranc y Begur, pueblos en los que ha crecido significativamente la contratación en julio, situándose en un 80% (30 puntos por encima de 2014); y septiembre, en el que se duplica la ocupación, que será del 60% este año. Agosto se mantiene como el mes estrella con un 100% de ocupación en 2015, cifra muy similar a la del pasado año. El aumento de la demanda, también se ha visto reflejado en la oferta, ya que en la mayoría de localidades crece el número de casas que se ofrecen al mercado para ser alquiladas.

Cliente principalmente extranjero

El perfil del cliente que contrata este tipo de propiedades para el verano es básicamente extranjero, una tendencia que se mantiene y que no ha experimentado grandes cambios en los últimos años. En este sentido, en Mallorca contratan estas casas personas de Alemania, Reino Unido o procedentes de los países escandinavos.

Por lo que se refiere a Ibiza el cliente más fiel sigue siendo francés, inglés o italiano y en la Costa Brava principalmente procedente del Norte de Europa. En la costa gerundense cabe destacar la desaparición del cliente ruso, que tuvo en años anteriores un notable protagonismo, así como un ligero repunte del cliente procedente del mercado interior.